jueves, 4 de octubre de 2012

FALLECE HOBSBAWM, MAESTRO DE HISTORIADORES



Nota de prensa:

Hace casi cincuenta años que se publicó por primera vez en castellano una obra de Eric Hobsbawm. Fue Las revoluciones burguesas, que vio la luz en la ya desaparecida Editorial Guadarrama. A partir de 1979, Crítica recuperó prácticamente toda su obra y siguió publicando sus nuevos libros.  Será así aún hasta 2013, en que verá la luz la obra que dejó a punto de ir a imprenta, Fractured Times: Culture and Society in the 20th Century.

Nacido en Alejandría en 1917, creció en Viena y Berlín y se formó en Gran Bretaña.  Fue testigo de los principales acontecimientos del siglo XX y los primeros del siglo XXI, y él hizo popular la denominación de siglo XX como "siglo corto" para referirse al período que va desde el estallido de la Primera Guerra Mundial a la caída del muro de Berlín.


Hobsbawm, sin duda uno de los más importantes historiadores británicos, escribió sobre una gran variedad de temas. Como historiador marxista se centró en el análisis de la "revolución dual" (la Revolución francesa y la Revolución industrial Británica). En ellas vio la fuerza impulsora de la tendencia predominante hacia el capitalismo liberal de hoy en día. Otro tema recurrente en su obra ha sido el de los bandidos sociales, un fenómeno que Hobsbawm intentó situar en el terreno del contexto social e histórico relevante, al enfrentarse con la visión tradicional de considerarlo como una espontánea e impredecible forma de rebelión. Uno de los intereses de Hobsbawm fue el desarrollo de las tradiciones, argumentando que muchas de ellas fueron inventadas por elites nacionales para justificar la existencia e importancia de sus respectivas naciones.



Al margen de su obra histórica, Hobsbawm escribió (bajo el seudónimo de Frankie Newton - tomado del nombre del trompetista comunista de Billie Holiday) para el New Statesman como crítico de jazz.

Uno de sus últimos libros fue su autobiografía, Años interesantes: una vida en el siglo XX, pero es imposible no destacar la tetralogía formada por La era de la revolución, 1789 - 1848, La era del capital (1848-1875), La era del imperio, 1875 - 1914 e Historia del siglo XX, considerada entre la más accesible, renovadora y apasionante historia universal contemporánea.



La relación de Hobsbawm con Crítica fue estrecha y siempre afectuosa. Aún en los últimos años de su vida, era imposible no sorprenderse de su gran vitalidad y curiosidad por cuando le rodeaba, y guardamos muchas anécdotas de sus últimas visitas a España. Por ejemplo, el día de la presentación en Madrid de su autobiografía estaba convocada, muy cerca del lugar donde debía celebrarse el acto, una manifestación contra la guerra de Irak. Le advertimos de la posibilidad de que acudiera poca gente al acto, y no se mostró absoluto preocupado por ello; no sólo eso, sino que compareció en la presentación con una chapa de "¡No a la guerra!".  En 2007 visitó Barcelona por última vez, y quiso subir a Montjuïc para ver la ciudad desde allí y compararla con sus recuerdos de muchas décadas atrás.

No queremos dejar la citar las palabras con las que se cierra su autobiografía:


"Pero no abandonemos las armas, ni siquiera en los momentos más difíciles. La injusticia social debe seguir siendo denunciada y combatida. El mundo no mejorará por sí solo."

1 comentario:

  1. Grande entre los grandes. Enorme.
    Por cierto, no conocía su faceta como crítico de jazz. Sorpresas te da la vida...

    ResponderEliminar