sábado, 24 de julio de 2010

EL INICIADO CYRANO DE BERGERAC (y III)


¿VISIONARIO Y ALQUIMISTA?

Algunas de las cosas por las que se considera a Cyrano visionario además del uso de cohetes en los viajes espaciales son una serie de inventos que se describen en sus obras como lo hiciera siglos más tarde su compatriota Julio Verne.

Entre otras maravillas prefiguradas por la imaginación de Cyrano está una bola que contenía la luz solar a modo de bombilla para alumbrarse, un libro que contiene unos mecanismos para escuchar la voz de los autores a modo de los modernos audiolibros, viviendas móviles cual autocaravanas o un ojo artificial con la capacidad de ver en la noche.

Lo curioso es que las lámparas permanentes o los artilugios parlantes eran algunos de los avances científicos que ya predijeron los Rosacruces, que por cierto, son citados al principio del cuento junto a nombres de magos y alquimistas como Agrippa o el abad Tritenio, este último instructor del propio Paracelso.


Cuando el personaje de Cyrano llega al Sol es recibido por un hombrecillo desnudo sobre una piedra que aun hablándole en una lengua desconocida para él comprende todas sus explicaciones sobre el nuevo mundo. “...Cuando yo hablo, vuestra alma encuentra en cada una de mis palabras esa verdad que ella busca a tientas...”. Esta imagen, la del sabio con la verdad desnuda sentado en la piedra filosofal hablando el “lenguaje de los pájaros”, es una de las muchas referencias que encontraron los estudiosos de la alquimia a principios del siglo XX para calificar a las narraciones de Cyrano como un simbolismo de la Gran Obra.


En el lenguaje simbólico de Cyrano son frecuentes las alegorías alquímicas y herméticas, el “rocío cocido”, el combate de la salamandra y la rémora, Prometeo, los homúnculos o la triaprincipia alquímica del mercurio, el azufre y la sal. Pero una de las más claras referencias alquímicas es la que trata de la “lengua de los pájaros”, forma simbólica de denominar a un lenguaje legendario recogido en diversas tradiciones. Este idioma sería con el que Adán dio nombre a todas las cosas o el que trasmitió Salomón a Hiran, la lengua matriz de la que surgirían todas las demás. Se creía que iniciados y alquimistas eran conocedores de esta lengua que proporcionaba una visión global de las leyes que rigen el Mundo, por ello era una forma de referirse a ellos. Los propios títulos de la trilogía contienen símbolos alquímicos como el Sol, que es el oro o azufre alquímico, la Luna, la plata o el mercurio y la Centella, el rayo o la chispa del principio espiritual. El apéndice sobre la historia del diamante, nos refiere al centro, a la “clave de la bóveda” como coronamiento de un aprendizaje o construcción como apunta Cirlot.


Las narraciones de Cyrano son una mezcla de ciencia, imaginación y lo mítico y mágico de las tradiciones. Se plantea la trasmutación del hombre en el sentido místico y filosófico como simbología de la búsqueda de la perfección. Quizás como dijo Jung, la alquimia espiritual sea un sistema de símbolos que emana de un subconsciente colectivo. Cyrano fue un buen conocedor de las tradiciones herméticas y de la llamada magia renacentista cuyo mayor exponente fue el tratado De oculta pholosophia de Cornelius Agrippa publicado en 1533, pero también fue un racionalista convencido. Del siglo XVI al XVII el libre pensamiento sufrió persecución y censura hasta el siglo XVIII donde despertó el espíritu científico, cosa que no hubiera sido posible sin la participación de intelectuales y científicos libres que tuvieron muchas de las intuiciones que nos meterían de lleno en el Siglo de las Luces.


FIN
© JAVIER CORIA
EL INICIADO CYRANO DE BERGERAC (I)

EL INICIADO CYRANO DE BERGERAC (II)

NOTAS:

Publicado originalmente en:
http://www.ikerjimenez.com/reportajes/cyrano/index.htm

Se puede reproducir, sin ánimo de lucro, total o parcialmente este artículo siempre que se cite la firma de su autor y se incluya el enlace URL a la correspondiente entrada de este blog. Para usos comerciales contactar con el autor. Para reproducir sin cita recordar que esta pieza está protegida por los derechos de autor del firmante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario