lunes, 28 de noviembre de 2011

INÉDITO: ALEJANDRO DUMAS ENTRE FOGONES


Varios meses antes de su muerte en 1870, Alejandro Dumas, padre, trabajó en la ordenación de todas las recetas de cocina recopiladas por el mundo con la idea de publicarlas en un libro. Sabido es que el padre de los Tres Mosqueteros era un gran gastrónomo y cocinero, debida cuenta de ello dejó en numerosos artículos publicados en la prensa de la época con recetas y costumbres culinarias de los países que visitaba.

Se cuenta que cuando se alojaba en un hotel sobornaba a los empleados para que le dejaran entrar en la cocina par trastear entre fogones y tomar nota de los trucos de los grandes maestros. Todo esto se publicó póstumamente en 1873 con el título: Grand dictionnaire de cuisine, magna obra que tuvo una versión reducida en el Petit dictionnaire de cuisine, de 1882, publicados ambos por la editorial que trabajó con Dumas en el proyecto, Calmann-Levy.

Portada de Alejandro Dumas: Diccionario de cocina

No sé qué está pasando en estos meses, pero en poco tiempo, pequeñas editoriales están rescatando textos o publicando inéditos en castellano, como ya conté aquí con el caso de Julio Verne o Rimbaud, por comentar los últimos. Este es el caso, porque este libro de Dumas no estaba traducido al castellano hasta ahora que la Editorial Gadir lo publica, en unos días, con el título Alejandro Dumas: Diccionario de cocina. No he tenido la ocasión de ver este libro, que como les digo, aún no está en las librería, pero las referencias que tenemos de la obra original nos dicen que no esperemos encontrar un recetario o diccionario al uso, ya que es un libro con retazos autobiográficos, plagado de anécdotas e historias que casi lo hacen un libro de humor y, para a los que nos gusta la historia, un fresco de usos y costumbres de la época. En fin, no hay día que no nos encontremos con una sorpresa, y de eso se trata en esta vida. Que les aproveche.

© JAVIER CORIA

1 comentario:

  1. interesante,por eso era tan gordo, y tropezó en la escalera con Verne, en unas de la tertulias literarias

    ResponderEliminar