lunes, 21 de noviembre de 2011

ERNEST HEMINGWAY EN PARÍS


Hadley Richardson vivía en el Chicago de 1920 una existencia sin privaciones, pero alejada del amor y la felicidad. Hasta que conoció a Ernest Hemingway. Quedó cautivada por la energía y ambiciones que derrochaba. Su vida cambió para siempre. Después de un breve noviazgo, se convirtió en su primera esposa. Se trasladaron a París, en donde fueron «muy pobres, pero muy felices» frecuentando el círculo de artistas formado por Francis Scott y Zelda Fitzgerald, Gertrude Stein, Ezra Pound… Aquella «generación perdida» que había encontrado refugio en París.

Ernest Hemingway y Hadley Hemingway en Chamby, Suiza, invierno, 1922

Boda de Hadley Richardson y Ernest Hemingway, 3 de septiembre de 1921

John “Bumby” Hemingway, Gertrude Stein. París, 1924

Aunque profundamente enamorados, la pareja no estaba preparada para soportar el ambiente de aquel París alocado y lleno de glamour que quería olvidar los desastres de la Gran Guerra. Las fiestas continuas en aquella era del jazz, los excesos del alcohol, las tertulias ingeniosas…, no eran lo más adecuado para la fidelidad y la vida familiar. Siempre rodeado de atractivas mujeres y egos artísticos rivales, Ernest luchaba y empezaba a encontrar la voz que le dio un lugar privilegiado en la historia de las letras. Pero todo fue a costa de sacrificar su relación con Hadley y el hijo de ambos. El rol de Hadley como esposa, amiga y musa estaba en peligro. Luchó contra los celos y la inseguridad en sí misma, pero su matrimonio ya estaba abocado a su crisis definitiva; un desengaño que terminó echando por tierra todo por lo que habían luchado juntos.

La familia Hemingway, Schruns, Austria, 1925

Pamplona, España, verano de 1926. De izquierda a derecha en la mesa: Gerald Murphy, Sara Murphy, Pauline Pfeiffer, Ernest Hemingway y Hadley Hermingway

Ernest Hemingway con el pequeño “Bumby”, París, 1927

Mrs. Hemingway en París es una historia de amores y traiciones de dos seres inolvidables. Pero también es un fresco de toda una época en la que París fue escenario de uno de los momentos más alegres, ricos y creativos de la historia de la cultura. Un periodo excepcional en el que, como reza el libro póstumo del propio Hemingway, París era una fiesta.

Hadley Hemingway, John “Bumby” Hemingway, y Ernest Hemingway en Schruns, Austria, 1926

Ernest y Pauline Hemingway, París, 1927

Paula McLain

Paula McLain es doctora en Literatura, especializada en poesía. Su vida está ligada a la docencia y a la investigación. Imparte clases de Literatura en el New England College y en la Universidad John Carroll, de Cleveland. Es autora de un libro de recuerdos, Like Family; una novela, A Ticket to Ride; y dos volúmenes de poesía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada