martes, 5 de abril de 2011

WEEGEE: EL FOTÓGRAFO DEL CRIMEN (y IV)


PERIODISMO DE DENUNCIA

La formación fotográfica de Weegee fue totalmente autodidacta y empírica. Cuando comenzó su trabajo desconocía a los grandes maestros que vivían en su ciudad como Stieglitz y Steichen, que eran inmigrantes como él.

Sin duda, su relación con la Photo-League amplió los horizontes fotográficos del reportero. Esta asociación de izquierdas rompió con los elitistas y esteticistas Camara-Club tan en boga en esa época. Dedicados a la documentación de los barrios populares y a surtir de imágenes a la prensa progresista, a finales de los años cuarenta ampliaron sus objetivos estéticos y temáticos dando entrada a muchos fotógrafos que no se dedicaban a la fotografía documental propiamente dicha. Quizá Weegee empezó a conocer los trabajos de sus compañeros de asociación como Dorotea Lange, Aaron Siskind, Morris Engel...


Un precedente de su trabajo sería el realizado por Jacob August Riis (1849-1914), un periodista de origen danés que se dedicó a cubrir los sucesos para la prensa neoyorquina entre 1877 y 1888. Utilizó su trabajo para denunciar la degradación de los barrios marginales y las condiciones de trabajo de sus habitantes. Solía acompañar sus reportajes con fotos realizadas con cámara oculta y fue de los primeros en utilizar un precedente del flash de magnesio. Publicó su trabajo bajo el título: “Cómo vive la otra mitad del mundo”. Las fotos de Weegee, como las de Riis, son directas, opresivas, expresionistas, de una luz dura proporcionada por el fogonazo del flash; es esta luz lo que hace que sus personajes destaquen sobre el fondo oscuro de la ciudad. Sin ninguna pretensión estética, estas fotos marcaban un estilo, seguramente no buscado por su autor, que conectaba muy bien con la estética del cine negro, la literatura pulp y las corrientes documentales de la fotografía urbana. Estaban destinadas a publicarse en una prensa barata y con medios de reproducción no aptos para recoger calidades y gradaciones tonales, por eso eran fotos muy contrastadas e ideales para los tabloides de la época.

“Mi coche se convirtió en mi casa... Guardaba todo ahí: una cámara, bombillas de magnesio... máquina de escribir, botas de bombero, película infrarroja, disfraces, salami...”

Vecinos de Manhattan durmiendo en las escaleras de incendios para combatir el calor, niños sonriendo a la cámara mientras un cadáver yace en el asfalto, parejas captadas por la luz “negra” –ultravioleta, invisible al ojo humano- de su flash especial, las caras de total impotencia de las víctimas de incendios, la foto del asesinato del banquete de San Genaro, la fiesta del barrio de Little Italy, territorio de la Mafia, las damas enjoyadas entrando en la ópera mientras una vagabunda las observa... son algunas de las muestras del mundo iconográfico de Weegee. Los desnudos deformados, las abstracciones y la utilización de la técnica de solarización que popularizó Man Ray, marcaron su última producción fotográfica que recordaba a las vanguardias y la fotografía de los surrealistas.


EL OJO PÚBLICO

Los libros de historia de la fotografía dedican pocas líneas a la figura de nuestro personaje, así como a otras figuras que se han dedicado al periodismo gráfico, a excepción de los míticos Robert Capa y W. Eugene Smith, sin embargo en EE.UU., Weegee tiene muchos seguidores entre el mundo de la creación. Los guionistas de la serie televisiva “Expediente X” se encuentran entre ellos, por eso se inspiraron parcialmente en la vida de Weegee para uno de sus capítulos, concretamente para el titulado “Tithonus”, que nos habla de un reportero con capacidad para predecir la muerte y, como el mito griego que da nombre al episodio, está condenado a la vida eterna. Otro seguidor de Weegee es el director de cine Howard Franklin que no dudó en declarar que su película “El Ojo Público” era un acto de amor por este fotógrafo. En el filme, un fotógrafo de sucesos interpretado por Joe Pesci, se hace llamar “El Gran Bernzy” y recorre las violentas noches de Manhattan como en su día lo hizo “El Gran Weegee”.

FIN
© JAVIER CORIA
WEEGEE: EL FOTÓGRAFO DEL CRIMEN (I)

WEEGEE: EL FOTÓGRAFO DEL CRIMEN (II)

WEEGEE: EL FOTÓGRAFO DEL CRIMEN (III)


NOTA: “El Ojo Público” (The Public Eye). 1992. Dirección y guión: Howard Franklin. Actores: Joe Pesci, Barbara Hershey, Stanley Tucci... País: EE.UU. duración: 99min. Color

Publicado originalmente en la revista CLÍO, año 2, núm. 21, del mes de julio de 2003

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada