lunes, 4 de abril de 2011

WEEGEE: EL FOTÓGRAFO DEL CRIMEN (III)


DEFORMAR LA REALIDAD

La fama del reportero se extendió por toda la ciudad y los círculos artísticos empezaron a fijarse en sus imágenes haciendo gala una vez más de su inmodestia y su sentido de la autopromoción y el espectáculo, añadió un “gran” a su nombre y pasó a llamarse “El Gran Weegee”.

Hasta entonces los intentos de publicar su trabajo en forma de libro fueron en vano, editores y museos rechazaban este tipo de material, cosa que pronto cambiaría. Los jefes de redacción quisieron explotar la fama del fotógrafo y lo mandaban a cubrir actos sociales, fiestas y todo tipo de saraos del mundo de la farándula y la política. Sus fotos ya no sólo se publicaban en los tabloides, también en revistas como Life, Look, Vogue... Algunas fotos suyas fueron incluidas en exposiciones colectivas del Museum of Modern Art (MOMA) en 1943 y 1948. El conjunto de la obra de Weegee se empezó a valorar cuando se publicaron sus libros que mostraban una ciudad desnuda, precisamente así se tituló su primer libro, Naked City de 1945.


El año 1947 fue de grandes cambios en la vida de Weegee. Se casó con Margaret Atwood de la que se divorciaría tres años después y viajó a Hollywood donde residió cinco años. El director de cine Jules Dassin le compró los derechos del título del libro Naked City para realizar una película con dicho título e inspirada en el libro. Durante su estancia en la Meca del cine, Weegee realizó varios oficios en producciones cinematográficas, como técnico, asesor e incluso de extra en varias películas como “En busca de marido” protagonizada por Cary Grant en 1948. Siguió haciendo fotos para su libro sobre Hollywood y empezó a utilizar una especie de caleidoscopio adaptado por él al objetivo de la cámara. Con esta técnica hizo unas estupendas caricaturas que tuvieron mucha fama, quizá las más conocidas fueron las foto-caricaturas de Kruschev y Marilyn Monroe. La experiencia cinematográfica de Weegee continuó con la realización de cortos en 16 mm, como “Weegee’s New York”, “Cocktail Party” y “The Idiot Boy”. En 1963 llegó a ser asesor del mismísimo Stanley Kubrick en “Teléfono rojo, ¿volamos hacia Moscú?”.



Está claro que Weegee se dejó deslumbrar por el star system pero estaba fuera de su territorio y volvió a Nueva York en 1952 y siguió haciendo fotos con su técnica deformante. Entre 1958 y 1959 hizo una gira por Europa y varias ciudades de la antigua URSS dando conferencias sobre su trabajo. Había dejado el periodismo activo y se dedicó a escribir y a la fotografía experimental. Saturado del crudo realismo documental al que dedicó toda su vida, la última etapa de la obra de Weegee está repleta de abstracciones y desnudos deformados con objetivos especiales. Enfermo de diabetes y con graves problemas de salud, Arthur Fellig, alias “El Gran Weegee”, murió el 26 de diciembre de 1968 a la edad de 69 años. Su compañera y discípula Wilma Wilcox, que le acompañó hasta sus últimos momentos, se hizo cargo de archivar y difundir su legado.

CONTINUARÁ…
© JAVIER CORIA
Publicado originalmente en la revista CLÍO, año 2, núm. 21, del mes de julio de 2003

WEEGEE: EL FOTÓGRAFO DEL CRIMEN (I)

WEEGEE: EL FOTÓGRAFO DEL CRIMEN (II)

1 comentario:

  1. Ayer vi en Nitro, el episodio de "Expendiente X" que se inspira en este fotógrafo. Claro que hay que ser muy conocedor del asunto para darse cuenta. Gracias por la información. Saludos de un fan de la serie.

    ResponderEliminar