viernes, 9 de julio de 2010

VIAJES LITERARIOS AL ESPACIO (III)


HISTORIA DE LAS FICCIONES ESPACIALES

Johannes Kepler (1571-1630). El astrónomo y filósofo alemán residía, curiosamente, en un pueblo llamado Sagan (en la antigua Silesia) cuando retomó una idea en la que venía trabajando desde hacía veinte años.

En una pequeña imprenta instalada en su casa, Kepler comenzó a imprimir el Somnium Astronomicum pero no llegó a terminarlo y se publicó póstumamente en 1634. La tradición del viaje onírico e incluso astral a la Luna, tiene su mejor representación en el “sueño”, pero se aleja del cuento fantástico sin más; gracias a las observaciones científicas verdaderas de las que Kepler dotó a su relato y a su creencia en la vida extraterrestre.

Con algunos datos autobiográficos, el relato finge ser la trascripción de un libro soñado por el protagonista Duracotus. La madre de Doracotus es una bruja que, mediante un conjuro de 21 letras, convoca a un espíritu que habita en la Luna. Curiosamente, la madre de Kepler era una reconocida nigromante.

Francis Godwin (1562-1633). Historiador y obispo de Hereford, autor del que es considerado el primer relato de un viaje a la Luna en lengua inglesa. Publicado póstumamente en 1638, El hombre en la Luna más conocido por Aventura de Domingo González en su extraño viaje al mundo lunar, se cree que fue escrito por Godwin entre 1603-06 y terminado alrededor de 1621-30. Su condición de eclesiástico y sus alusiones a algunas ideas copernicanas del texto hicieron imposible su publicación en vida. El héroe español de Godwin es un náufrago en una isla remota que se dedica a domesticar unos gansos que encuentra en el lugar. Con una especie de columpio dotado de poleas y contrapesos inicia un vuelo con la idea de llegar a tierras habitadas. Lo que nuestro protagonista no sabe es que los gansos tienen un origen más remoto de lo que pensaba e iniciará su viaje espacial a mundos habitados por gigantes que viven en unas sociedades idílicas que recuerdan a las colonias icarianas de Cabet y los falansterios de Charles Fourier, del siglo XIX.


John Wilkins (1614-1672). Obispo de Chester (Inglaterra) y cuñado de Oliver Cromwell. Gran hombre de ciencia, Wilkins fue uno de los fundadores y el primer secretario de la Royal Society de Londres. Músico, inventor y criptógrafo, llegó a crear una lengua universal que plasmó en su tratado sobre El idioma analítico Universal al que Jorge Luis Borges dedicó un ensayo. En 1638 publicó Descubrimiento de un mundo en la Luna, una novela visionaria y de gran éxito que planteaba el viaje a la Luna como una posibilidad cierta en un futuro, para ello Wilkins pergeñó un relato muy científico donde prefiguraba ingenios voladores que nos llevarían a la Luna. La obra tenía un apéndice con el sugerente título de Discurso sobre la posibilidad de una travesía.



CONTINUARÁ…

© JAVIER CORIA

VIAJES LITERARIOS AL ESPACIO (I)

VIAJES LITERARIOS AL ESPACIO (II)

NOTAS:
Artículo publicado originalmente en la revista Barsoom nº 1, diciembre de 2006.

Se puede reproducir, sin ánimo de lucro, total o parcialmente este artículo siempre que se cite la firma de su autor y se incluya el enlace URL a la correspondiente entrada de este blog. Para usos comerciales contactar con el autor. Para reproducir sin cita recordar que esta pieza está protegida por los derechos de autor del firmante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada