lunes, 12 de marzo de 2012

CRIMS.CAT: MATANDO EN “CATALÀ”



Hace unos meses, tomando un café en el bar de la librería Laie con el apasionado editor Josep Forment (Alrevés Editorial), me enseñó un volumen de relatos policiales en catalán que se titulaba: Crims.cat, del que ya les hablaré en otro momento. Pues bien, ese libro fue la chispa que incendió “la cua de palla”* que alumbra esta nueva colección de novela criminal en lengua catalana que ahora les presento. Claro que también algo tuvo que ver la insistencia de Álex Martín, profesor en la Universidad de Salamanca y coautor, junto con Jordi Canal, del estupendo ensayo La Cua de Palla: retrat en groc i negre, que ya les comenté en estas mismas paginas.


Difícil tarea el seguir los pasos de la mítica colección de las portadas amarillas (“follow the yellow brick road”), pero entusiasmo y buen hacer no les falta a este equipo editorial. De momento hay unas premisas que la colección Crims.cat cumple para ser una colección seria, a saber: Tiene un diseño identificativo, en este caso a cargo de Mauro Bianco, con unas estupendas portadas con fotos en blanco y negro; una numeración que agradecemos los lectores; un director de colección, el citado Álex Martín y el compromiso –esperemos que  se cumpla- de hacer una coherente selección de autores y de títulos inéditos. Los dos primeros títulos que inauguran la colección apuntan por ese camino, ya que nos ofrecen un trabajo inédito, primerizo y casi experimental del prolijo y consolidado autor Andreu Martín, Història de mort (pendiente de leer, llegado el caso ya la comentaré) y Torn de nit, de Agustí Vehí. Ésta recién la comencé y permítanme una digresión: No me gusta la novela negra que es una mera crónica de sucesos, para eso ya hay  unos pocos, pero muy pocos, periodistas que lo hacen muy bien, tampoco me gusta la moda del ensalzamiento y apología de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y menos la novela que yo llamo corporativista, ya saben, perro no come perro…, pues bien, con todos estos temores comencé a leer la novela de Vehí, porque Vehí es un madero, un poli muy particular, eso sí, para empezar es Doctor en Historia por la Universidad Autónoma de Barcelona, ha escrito divulgación histórica y, hasta el momento y contando la presente, cuatro novelas policíacas, algunas de ellas premiadas, aunque ya saben que, con los tiempos que corren en el mundo editorial, eso no es garantía de nada. Pero, como les decía, además de su faceta intelectual y docente, Vehí es subinspector de la Guardia Urbana de Figueres. Como les dije, apenas llevo unas 30 páginas y ya he soltado más de una carcajada con este particular turno de noche de la policía del pueblo de Vilaclara, porque, como se dice en la contraportada, nos encontramos con un “vodevil negro-policial a la ampurdanesa”. Ya veremos que nos depara, aunque estos ampurdaneses tienen un punto de locura lúcida y surrealista que me fascina y que me lleva a pensar, salvando las distancias, en otros personajes de esta comarca que convirtieron a Lidia Nogués i Sabà (hija de la última “bruja” de Cadaqués, conocida como “La Sabana”), en la musa del método paranoico crítico, me refiero a Salvador Dalí en este caso, pero también al farmacéutico que ejerció de profesor de instituto en Figueres, Alexandre Deulofeu, curioso personaje que elucubró sobre la Teoría de las Catástrofes y escribió el libro La Matemática de la Historia (¡en 17 volúmenes!), o Narcis Monturiol, hijo también de esta ciudad y pionero de la navegación submarina y eterno soñador de icarias.



Volviendo a la información sobre la colección, me cuentan que piensan sacar seis títulos por año, con autores catalanes y europeos poco o nada conocidos por estas tierras. Los próximos lanzamientos serán Crònica dels bons trinxeraires, del periodista deportivo y escritor portugués Mário Zambujal, y Pluja negra, del escritor italiano Flavio Soriga. La colección pretende englobar subgéneros como el policial, el detectivesco, o la novela de enigmas o espías. Por cierto, al margen de esta colección, Alrevés Ediciones también ha publicado y publicará novela negra en lengua castellana, alguna comentaré aquí.

Para presentar en sociedad esta colección, los editores tuvieron la buena idea de dar una pequeña fiesta donde, las letras negras y las cañas de cerveza, todo hay que decirlo, fueron las protagonistas. Esto aconteció el pasado día 8 de marzo en una antigua fábrica de cerveza, la Moritz, que data de 1856, pero hoy reconvertida en un impresionante e inmenso bar de arquitectura y diseño muy interesante. La verdad es que éste plumilla agradeció la oportunidad de dejar el cubil y coincidir con “sospechosos habituales” como Montse Clavé y Paco Camarasa, los libreros de “Negra y Criminal”, los novelistas Raúl Argemí, Teresa Solano…, los protagonistas Andreu Martín y Agustí Vehí, y periodistas, blogueros y demás aficionados que, a pesar de la creencia del maestro de ceremonias, el actor y periodista de TV3 Roger de Gràcia, no somos seres torturados y taciturnos que andamos pensando todo el día en el crimen perfecto, bueno, algunos sí. Por lo demás, Roger estuvo muy bien, y bien asesorado por el director de la colección, Álex Martín.


Andreu Martín, en su larga carrera literaria, ha matado mucho y bien, pero eso no quita para que sea un tipo la mar de simpático y cercano. En el evento dijo una cosa con la que estoy de acuerdo –bueno, dijo más de una-, y tiene su gracia. Miren, como es lógico, la angustia y el miedo es subjetivo, y Andreu contó que cuando leía en una novela nórdica, de esas que ahora están de moda, algo como esto: “como eran las 5 de la tarde, todos los bares estaban cerrados”… ¡Eso sí qué le producía angustia! Y a mí, Andreu, y a mí. Agustí Vehí, además de explicarnos que sus convecinos y él no se explican como hay gente que no hemos nacido en Figueres, nos dijo que cada sociedad mata como vive, y puestos a escoger, es preferible matar o morir, literariamente hablando, con la luz de casa nostra (“casa”,  que no “cosa”), que es una bonita manera de hablar de la luz del Mediterráneo. La traductora y novelista, Teresa Solano (Un crimen imperfecto), nos puso en la pista de la verdadera inspiración para el autor de género negro: ¡Todo está en William Shakespeare!, sabias palabras, si señor, lean a Shakespeare y disfruten de la “negrura” de, por ejemplo, “La obra escocesa”, que no nombraré por el mal fario que dicen que trae cuando de escenarios se habla, y qué es esto sino la salida a escena de una nueva colección… Y claro, lean a los autores de Crims.cat, porque esto promete.
 © Javier Coria

* Tu vas fugent, no ausas fer batalla: por has de foch, la coa tens de palla

Arnau d'Erill (siglo XV)

Actualización 28 de marzo 2013

Agustí Vehí, in memoriam

5 comentarios:

  1. Estoy estudiando catalán y esta colección serán mis libros de texto, ¿se puede pedir más?. Me encanta, señor Coria, como explica las cosas, como escribe y la sustancia de sus textos. Ya ve, aquí me tiene buscando información sobre la musa que cita...

    ResponderEliminar
  2. Gracias. Las asociaciones paranoicas de "Lidia de Cadaqués" merecen un estudio. Aquí le dejo dos de sus misteriosas frases, la primera sí tiene explicación para mí, ya que alude a un suceso concreto, cuando sus hijos se pelearon con su amor platónico, Eugeni D'ors, y ella tomó partido por éste último. La otra frase es hermosa, sin más:

    "La miel es más dulce que la sangre"

    "El queso de leche de cerezas"

    ResponderEliminar
  3. “como eran las 5 de la tarde, todos los bares estaban cerrados”… No he leído nada tan terrorrífico desde que Ruíz Zafón anunció su nueva novela. Interesante crónica.

    ResponderEliminar
  4. ¿Agustí Vehí es hijo de Joan Vehí? Joan, aunque era carpintero de profesión, fue el fotógrafo de Dalí, éste le llamaba el "Divino calvo".

    ResponderEliminar
  5. Pues no lo sé, amigo. Sí así fuera, sería curioso que yo cite a Dalí en esta nota al hablar de Agustí, sin conocer esa posible relación. Llevo una semana con "casualidades" parecidas.

    ResponderEliminar