miércoles, 19 de octubre de 2011

GARIBALDI: EL HÉROE DE DOS MUNDOS (III)



HUIDA DE LOS “CAMISAS ROJAS”

Las tropas de Garibaldi fueron derrotadas y los “Camisas Rojas” emprendieron la huída perseguidos por cinco ejércitos. Anita Garibaldi murió de fiebres tifoideas en 1849, estaba embarazada de su quinto hijo. Garibaldi comenzó de la forma más triste su segundo exilio, la primera República Romana había fracasado. Garibaldi viajó a Túnez, Perú y otros países, también estuvo en Nueva York en el año 1850 trabajando para el inventor y patriota Antonio Meucci y en Londres se reunió con Mazzini. En 1854 el primer ministro piamontés Cavour pensó que permitiendo volver a Garibaldi lo apartaría de las posiciones más radicales y así lo hizo, Garibaldi se puso al mando de los Cazadores de los Alpes luchando contra los austriacos a los que derrota en Varese, Como, Brescia. Junto con los franceses, el Reino del Piamonte-Cerdeña también derrotaron a los austriacos en las batallas de Magenta y Solferino en 1859. Un año antes, en 1858, Felice Orsini hizo un atentado frustrado con bombas contra Napoleón III, antes de morir en la guillotina, dirigió una carta al Emperador pidiéndole su apoyo a la causa italiana.

          El encuentro de Teano entre Giuseppe Garibaldi y Víctor Manuel II

En esta época, Garibaldi se compró la isla de Caprera (Cerdeña), lugar de sus múltiples retiros. En 1860 se opuso a la cesión de su Niza natal y Saboya a los franceses pero las desavenencias, mutuas, con Víctor Manuel II no le impidieron ponerse a sus órdenes, incluso aparcando sus ideales republicanos en aras de conseguir la independencia de su país. La muestra de ello se escenificó en el famoso encuentro de ambos en Teano. La vida amorosa de Garibaldi siguió tan ocupada como su vida militar, en este año tuvo otra hija. Los objetivos de la lucha lo guiaron hacia la liberación del reino de las Dos Sicilias bajo la monarquía absoluta del Borbón Francisco II.  El ministro Cavour mandó a Garibaldi a la conquista de Sicilia y Nápoles, Francesco Crispi fue el encargado de convencer a Garibaldi y lo acompañó como lugarteniente.

LOS “MIL” DE MARSALA

En realidad fueron 1.088 hombres y una mujer (la mujer de Crispi) los voluntarios “Camisas Rojas” que siguieron a Garibaldi en la que es considerada la más importante campaña de la unificación. El 6 de mayo de 1860 salieron las tropas de Quarto dei Mille (Génova) desembarcando en Marsala, venció a un primer cuerpo del ejército napolitano y se apoderó de Palermo donde fue recibido por miles de rebeldes que se le unieron, unos días después siguió la lucha hasta tomar Sicilia, cuidad donde recibió el apoyo del escritor Alejandro Dumas que residía en la ciudad. El 20 de agosto cruzó el estrecho de Messina entrando en Nápoles, el rey Borbón se refugió en Gaeta. En la batalla de Volturno el 2 de octubre de 1860 los garibaldinos vencieron a la resistencia napolitana. El plebiscito del 21 de octubre ratificó la anexión de Nápoles al Reino del Piamonte, seis días más tarde Garibaldi reconoció a Víctor Manuel como Rey de Italia en Teano. Garibaldi hubiera preferido seguir su avance hasta Roma, pero el monarca y Cavour se lo impidieron. Garibaldi se retiró a Caprera.

Caricatura francesa que muestra al "león de la libertad" Garibaldi en Caprera, una pequeña isla de 16 km cuadrados al norte de Cerdeña, que compró y utilizó para sus múltiples retiros

Batalla de Volturno

Autobiografía de Garibaldi

“ROMA O MORTE”

Cavour inició una serie de negociaciones con Roma pero murió en junio de 1861 sin conseguir resultados. Tras largas luchas contra Austria y el papado, por fin se pudo constituir el Reino de Italia en 1861 con la excepción de Venecia y Roma que quedaron excluidas del reinado. Garibaldi se oponía al régimen teocrático de Roma y los Estados Pontificios, apoyaba la separación de iglesia-estado y anhelaba una Italia unida bajo un solo gobierno radicado en Roma, por ello se lanzó a diversas intentonas para recuperar estos territorios con el lema: “Roma o morte”, en estos intentos fue herido y hecho prisionero. Durante la guerra austro-prusiana de 1866 y en 1867 se sucedieron intentonas fallidas de Garibaldi por tomar Roma, la cárcel y confinamientos en Caprera se sucedieron. En su retiro comenzó a escribir novelas y sus memorias con la ayuda de su amigo Dumas. En la Guerra Franco-Prusiana (1870-1871) Garibaldi luchó junto a Francia con el ejército de los Vosgos y derrotó a los prusianos en Dijon, pero las derrotas francesas sufridas en esta guerra y la caída de Napoleón III facilitaron la marcha sobre Roma, los italianos cruzaron victoriosos las puertas de la ciudad el 20 de septiembre, el 2 de octubre de 1970 un plebiscito confirmó la anexión y el 1 e agosto de 1871 Roma se confirmó como la capital de la Italia unida.
© Javier Coria
CONTINUARÁ…
Artículo original de Javier Coria en la revista Clío

Publicado originalmente en la revista de historia CLÍO nº 71, septiembre 2007