viernes, 14 de octubre de 2011

GARIBALDI: EL HÉROE DE DOS MUNDOS (I)


EL HIJO DEL PESCADOR

Giuseppe Maria Garibaldi nació un 4 de julio de 1807 en Niza (Francia) pero hay que decir que Niza, como Saboya, en aquella época eran condados que pertenecían al Reino del Piamonte-Cerdeña, reino incorporado al Reino de Italia tras la unificación, pero, en 1860, Niza y Saboya fueron cedidas a Francia en recompensa por el apoyo de Napoleón III al Piamonte en su guerra para recuperar los territorios del norte en manos de los austriacos.

Mazzini, pionero de la lucha por la unificación y principal aliado de Garibaldi 

Garibaldi fue el segundo hijo de un pescador llamado Dominico Garibaldi y de Rosa Raimondi y cuyas familias eran oriundas de Liguria. Giuseppe tuvo cinco hermanos, dos hembras y tres varones aunque una de las niñas, la primogénita, murió a los dos años. De formación autodidacta, los primeros estudios fueron irregulares ya que desde muy pequeño se dedicó al oficio de marinero, aunque más tarde este oficio le llevaría a estudiar geografía, astronomía, matemáticas y las leyes del comercio internacional. En 1824 su padre partió de Niza enrolado en el bergantín “Constanza” y el joven Garibaldi lo acompañó como grumete, fueron tres años navegando por diversos mares hasta que en 1827 se embarcó como segundo a abordo en el “Cortese” donde recorrió el Mar Negro, Taganrog y Constantinopla, era la época de la guerra de independencia griega contra el Imperio Otomano y la guerra turco-rusa que le siguió. Los mares estaban infestados de barcos corsarios y piratas y, uno de estos últimos, apresó al “Clorinda” en 1832 donde Garibaldi ejercía como Capitán segundo, grado recién adquirido en la escuela naval de Génova. Herido en una mano y apunto de ser degollado, escapó volviendo a Niza. En 1833 inició una nueva singladura en el “Clorinda” que sería la de su concienciación patriótica. En este barco conoció Emile Barrault que era miembro de una sociedad secreta de seguidores del socialista utópico francés Claude Henri Conde de Saint-Simon en cuya obra se inició Garibaldi. Junto a Barrault, iban otros franceses que fueron desterrados por sus actividades subversivas, entre ellos entró en contacto con personajes como Prosper Enfantin un sansimoniano que llegó a fundar una iglesia del “nuevo cristianismo” con gran escándalo por sus posiciones sobre la liberación de la mujer y el amor libre.  Fue en una estancia en el puerto ruso de Taganrog donde Garibaldi dio el paso de organizarse. En una taberna del puerto se encontró con un joven, Giovanni Cuneo, que estaba dando un discurso sobre la liberación de Italia, era un acto de proselitismo de la organización secreta L’Italia Giovane (Joven Italia) fundada por el antiguo carbonario Giuseppe Mazzini, un republicano radical que luchaba por la unificación italiana y contra el dominio austriaco.

Artículo original de Javier Coria en la revista CLÍO

PRIMER INTENTO FRUSTRADO

Cuneo puso en contacto a Garibaldi con Mazzini, para ello Garibaldi se trasladó a Marsella donde Mazzini estaba desterrado. En ese año de 1834, unos 700 miembros de la Joven Italia estaban preparando una rebelión en el Reino de Cerdeña, Garibaldi que ya había ganado sus galones de Capitán de la Marina del Piamonte, entró en la logia mazziniana con el nombre del héroe espartano Cleómbroto y participó en esta frustrada escaramuza. Los exiliados polacos que habían fracasado en la revolución de su país tenían que entrar por en norte y los italianos atacarían desde Génova, Garibaldi tenía que iniciar la revuelta desde la misma institución de la Marina Real de Cerdeña pero una serie de vicisitudes entre ellas la acción de espías, hicieron que los dos barcos fueran interceptados por la policía Suiza y sus tripulantes terminaran en prisión. Mazzini se encontró que de los 700 combatientes sólo llegaron 224 y aunque él estaba decidido a seguir la invasión, el general Girolamo Ramorino que luchó en la revolución polaca y con Napoleón, retiró a sus combatientes a Suiza.

Mapa de Italia antes de la unificación

Garibaldi y su compañero Eduardo Mutre fueron trasladados al buque insignia de la marina de Cerdeña  “Conte de Geneys” pero lograron escapar, perseguidos como revolucionarios y desertores, tuvieron que pasar a Francia. Garibaldi nada más cruzar la frontera intentó pedir asilo político a la policía francesa pero fue encarcelado consiguiendo huir a Marsella, en esta ciudad estuvo viviendo escondido esperando acontecimientos con un pasaporte falso a nombre del inglés Joseph Pane. Por el periódico Le Peuple Souverain se enteró que una corte marcial lo había condenado a muerte en rebeldía. Luego viajó trabajando de marinero a varios lugares, entre ellos Túnez donde tuvo contactos con la masonería. De regreso a Marsella se ganó la vida dando clases de matemáticas pero en 1835 la ciudad fue víctima de una epidemia de cólera y Garibaldi trabajó como enfermero voluntario. En septiembre de ese año se embarcó en el “Nautonnier” con destino a Brasil, se enroló, esta vez como oficial, con el nombre del mártir revolucionario Joseph Borrel.
© Javier Coria
CONTINUARÁ…
Publicado originalmente en la revista de historia CLÍO nº 71, septiembre 2007