jueves, 25 de abril de 2013

MANGA FILOSÓFICO: EL CONTRATO SOCIAL



Por Javier Coria

CONTRATO:

Reunidos:

De una parte Jean-Jacques Rousseau (CIF B-62994694) con domicilio social en Ginebra, Suiza de aquí en adelante denominado “el Autor”.

De otra
El lector con domicilio en la Redacción que en lo sucesivo será denominado “el Informador” de,

“El contrato social. El manga” que en lo sucesivo, será denominado “el manga”.

Reconociéndose las partes contratantes mutua y recíproca capacidad legal para cuanto pasan a manifestar y convenir,

1. Herder Editorial publica la versión manga de “El contrato social”, libro de cabecera de los revolucionarios de 1789 y de figuras posteriores como Simón Bolívar y Fidel Castro.

2. Rousseau, “el Autor”, personaje excéntrico y rebelde, fue un pensador contradictorio e inclasificable, cuyo legado ha sido reclamado y repudiado al mismo tiempo por las tres ideologías que han dominado el pensamiento político moderno: liberalismo, socialismo y nacionalismo.

3. En virtud de la presente cesión, el Autor  autoriza la versión manga de su obra a través de la editorial japonesa East Press Co. creadores de los mangas filosóficos, que llegan a España directamente traducidos de la lengua nipona. Esta licencia autoriza a:

a) Seguir influyendo en el momento actual.

b) Iniciar una nueva revolución en el siglo XXI a través de nuevos formatos narrativos.

Jean-Jacques Rousseau

4. En palabras del Autor: “El hombre ha nacido libre, pero por doquier se encuentra encadenado (…) tan pronto como pueda sacudirse el yugo, (el pueblo) obrará mucho mejor si así lo hace; pues al recobrar su libertad basándose en el mismo derecho por el que le fue arrebatada, prueba que está legitimado a disfrutar de ella”…






La editorial japonesa East Press sigue sorprendiendo con su colección de cómics filosóficos que, en traducción directa del japonés por Maite Madinabeitia, están publicando en España, Herder Editorial. Ya hablamos aquí del primer título: Así habló Zaratustra de Friedrich Nietzsche, y desde entonces ya se han publicado La Divina Comedia, de Dante Alighieri; El Príncipe, de Maquiavelo; El Arte de la guarra, de Sun Tzu y el que nos ocupa, El contrato social, de Jean-Jacques Rousseau.




No quisiera estar en la piel de los guionistas de la editorial nipona cuando el simpático de Kosuke Maruo, editor encargado de la colección, les vino una mañana y les dijo que había que guionizar El contrato social (1762), magna obra del liberalismo clásico, obra inconclusa, de difícil comprensión y que consta de cuatro libros. Claro que este manga versiona los seis primeros capítulos del Libro Primero. La obra de Rousseau fue conocida en Japón gracias a las traducciones del periodista y politólogo Nakae Chômin, cuyo verdadero nombre era Nakae Tokusuke (1847-1901). Considerado, quizá exageradamente, el Rousseau oriental, Chômin desde sus periódicos atacó la corrupción del gobierno y llevó los ideales democráticos y republicanos a su país, por lo que sufrió censura y exilio.

Nakae Chômin

Vivimos épocas donde necesitamos renegociar el contrato social (no confundir con el Pacto Social, verdadera arma de desmovilización de la clase obrera y ejemplos hemos tenido de ello) y llegar a la unión de voluntades de las que habla Rousseau, unión de voluntades desde abajo, desde la sociedad civil. En este camino la cultura cumple un papel crucial, tanto para buscar respuestas, como para hacerse las preguntas necesarias que pueden ser el primer paso:

“Aquel que desee ser libre debe plantearse si en su mundo existe la libertad” Rousseau.

Según nos informan desde la editorial y refiriéndose a informes del Gremio de Editores correspondientes a 2010, el 14,5 por ciento de la población española a partir de los 14 años lee cómics al menos una vez al trimestre, y creemos que no sólo son cultura, sino una buena manera también de acercarse a obras como la aquí tratada.

Ver también Así habló Zaratrusta 

No hay comentarios:

Publicar un comentario