viernes, 8 de enero de 2010

MANUAL DE CARTAS DE "COLOMBINE"



Uno de los placeres que gusto disfrutar, aunque hace tiempo que no lo practico, es el de comprar en librerías de lance. En los libros viejos de segunda o múltiples manos o lecturas, a veces, uno se encuentra algunas sorpresas como fotos olvidadas (alguna la subiré al blog), anotaciones de antiguos dueños, bonitos ex libris…
Entre los libros que me hacen gracia, están los manuales de urbanidad y los manuales como el que les traigo aquí. “Nuevos modelos de cartas” de Carmen de Burgos “Colombine”. Este ejemplar, de 1934, lo compré en el Rastro de Madrid. Carmen de Burgos y Seguí, aunque de apellido catalán, nació en Almería en 1867 y está considerada la primera mujer periodista profesional en España. Tuvo una intensa vida profesional y sentimental. Fue la amante de Ramón Gómez de la Serna por espacio de 20 años, pero también se la relacionó con Galdós, Blasco Ibáñez, Juan Ramón Jiménez, Sorolla, Julio Romero de Torres… Una de sus novelas más conocidas fue “Puñales de claveles”, sobre un conocido crimen en un cortijo de Níjar en 1928. Federico García Lorca se inspiró en esta obra para sus “Bodas de sangre”.

Pero lo que quería traerles aquí son algunos de los ejemplos de esta obra, evidentemente alimenticia, de Carmen de Burgos.

DE UN SEÑOR DE EDAD A UNA JOVEN

Señorita: Sí yo tuviera veinte años menos, sería quizás algo más atrevido al dirigirme a usted, pero en las actuales circunstancias tengo poca esperanza en el éxito de mi pretensión.

A pesar de la diferencia de edades, su gracia me ha cautivado de tal manera, que me atrevo a ofrecerle, junto con mi adoración, un amante y un amigo fiel.

Creo que podré hacer a usted dichosa con mi devoción, y que si usted acepta mis homenajes, me devolverá el encanto de los hermosos días de la primavera de la vida.

Soy poseedor de una fortuna y no tengo herederos directos, y como usted es la persona que más estimo, desearía, señorita, legarle mi nombre y mis bienes.

Le ruego pronuncie pronto la sentencia que, entre el temor y la esperanza, aguarda su fiel servidor q. b. s. p.



Pedro Esbrí

DE UNA JOVEN DANDO CITA A SU NOVIO

Querido Manuel: Mañana, a las seis, tiene mi madre precisión de salir, quedaré sola en casa y aprovecharé la ocasión para salir a la reja. Ven y podremos hablar.

Tu afectísima

Mercedes

DE ROMPIMIENTO

María: El contenido de tu carta me indigna: los celos que alegas por pretexto para terminar nuestra relación son un absurdo. Veo que al fin cedes a las indicaciones de tu familia y que el interés vence en ti el escaso amor que me tenías.

He sido una víctima de tu ambición, un juguete que arrojas cuando ya no te sirve; mi amargura es muy grande: la de perder tu amor y no poder conservarte la estimación que te profesaba.

Es inútil que me amenaces para que te entregue tus cartas; las he ido rompiendo conforme las recibía.

Tu afectísimo

Domingo

CARTA DE CELOS DE UNA JOVEN A SU NOVIO

Eduardo: No quería creer lo que me decían, achacándolo todo a calumnias de personas envidiosas.

He necesitado verlo para cerciorarme de la triste verdad. No son los míos celos infundados, hijos del cariño que te profeso; te he visto en animado coloquio con Adela, a pesar de que siempre, al hablar de ella, la ridiculizabas, sin duda para disimular mejor.

No encuentro disculpa a tu traición, que llena de amargura mi alma. Para mí se ha acabado la felicidad. Devuélveme las cartas y el retrato, y recuerda alguna vez a la desdichada.

Carlota


Por desgracia, alguien, dentro de unos años, retomará este asunto y tendrá que recoger la bobería del lenguaje sms, tal que así:

Aver t pd porfa k s tienes el @ d jonatan m lo des porfa k la guiño x sus uesos

© JAVIER CORIA


NOTA:

Carmen de Burgos, además de la primera periodista profesional y redactora jefe, también fue la primera mujer corresponsal de guerra en Marruecos. Más de un centenar de novelas cortas y largas, y diversos ensayos literarios, biografías, traducciones... son su importante legado. Triste es que pasara a la historia por ser la amante de Gómez de la Serna. Un caso más de "mujer en la sombra" que, desde este humilde rincón, iremos reivindicando. "Colombine" también publicó "La misión social de la mujer", en 1911.







5 comentarios:

  1. En respuesta a los numerosos correos recibidos en este blog, les comunico que el tal Pedro Esbrí, señor mayor con posibles, no ha dejado remite. Es más, presumo que lleva decenios criando malvas. Para a quien pueda interesar.

    ResponderEliminar
  2. COMENTARIO DE UN AFICIONADO A UN MAESTRO

    Javier;

    Saber nuevamente de tu existencia ha servido para estrenar mi lista de cosas buenas sucedidas durante el 2010. Y aunque no hubiese más de ellas, al menos ya no será otro año perdido.

    Amkiel

    ResponderEliminar
  3. Me ha dejado anonadado tu mensaje Amkiel, casi sin palabras. Te agradezco sinceramente estas líneas que creo no merecer.

    No estoy pasando la mejor época de mi vida, que digamos, y se agradecen los momentos del día en la que podemos burlar la tristeza o la preocupación, dándoles una soberana patada. En este pequeño instante lo he hecho. Gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  4. No se merecen, sólo he hablado en nombre de los que sentimos tu ausencia tanto tiempo. Comprendo tu estado de ánimo y aquí me tienes para ayudar a empujar el mundo y que no se detenga.

    ResponderEliminar
  5. Vaya, vaya, lo que encuentra una curiosa irreductible!
    Yo tengo un librito "Lectura de Manuscritos" de un tal S. Calleja, que debe ser primo de este suyo, lo encontré en un mercadillo. El lunes podrá verlo.
    Muchas gracias por dejarme saber que está ahí.

    ResponderEliminar