miércoles, 6 de enero de 2010

EXPLORADORES URBANOS


¿HAN OÍDO HABLAR DE LOS EXPLORADORES URBANOS O INFILTRADOS?

Es una actividad en pleno crecimiento gracias a Internet. Desde Moscú a París, de Londres a Barcelona, de Sídney a Bostón, los exploradores urbanos recorren los edificios y fábricas abandonadas, el subsuelo de las ciudades, alcantarillas, estaciones del ferrocarril subterráneo, catacumbas, etcétera. Armados con cámaras de fotos, vídeo y linternas, rastrean y exploran, sin permiso, los lugares más recónditos de nuestras ciudades y cuelgan sus hazañas en Internet.

Estos arqueólogos urbanos encuentran la belleza en sitios abandonados que en otro tiempo fueron lugares rebosantes de vida, como fábricas, escuelas o estaciones de tren abandonadas. Pero también lugares de sufrimiento como sanatorios, hospitales, cárceles... Por experiencia, les puedo decir que la adrenalina se dispara cuando haces una incursión nocturna en un antiguo sanatorio de tuberculosos con leyendas varias, por ejemplo.

No es un movimiento nuevo, ya en los años sesenta existió en San Francisco (California) el Suicide Club, cuyas incursiones eran tan peligrosas que de ahí su nombre. Con las revueltas civiles contra la guerra de Vietnam, el movimiento ecologista y demás, los exploradores se reconvirtieron en guerrilla urbana y los silos nucleares y bases militares fueron objetivos de sus protestas pacíficas.

A Europa llegó este movimiento por Alemania, muy pegado al nacimiento del fenómeno “ocupa”. Los exploradores urbanos eran los encargados de localizar los edificios abandonados que abundaban en el centro histórico de Berlín, una ciudad con una fuerte especulación del suelo y cientos de miles de pisos vacíos desde la última contienda mundial. París, con sus interminables catacumbas, fue otra de las cunas de esta actividad que hoy, por decirlo así, está viviendo su época dorada.

Particularmente distingo tres categorías de exploradores urbanos. Primero están los veteranos, los que comenzaron en los años setenta y ochenta. En España, muchos de ellos estaban relacionados con las organizaciones democráticas y antifranquistas, y con los movimientos vecinales. Son “historiadores urbanos” que hoy se dedican a documentar, catalogar y dar a conocer el pasado de nuestras ciudades y barrios. En Barcelona esto se materializa en los Archivos Históricos de los barrios. Organizaciones independientes que se nutren del trabajo voluntario y las cuotas de sus asociados. Sin ningún tipo de subvenciones o apoyo institucional, realizan una encomiable labor de mantenimiento y puesta en valor del patrimonio histórico de los barrios. Incluso, a veces, descubren tesoros artísticos y arquitectónicos que, el tiempo y la desidia burocrática, han condenado al olvido.

Una segunda categoría son los jóvenes exploradores, que con Internet y las nuevas tecnologías; GPS; ordenadores; cámaras digitales…, se dedican a coleccionar experiencias e imágenes de “abandonos”. Incluso viajan a otros países y se mantienen en contacto con otros exploradores urbanos de todo el mundo. Hay unas normas no escritas que impiden que se altere el lugar visitado. Por ello no hacen grafitos, no se llevan ni dejan nada y, pese a colarse sin permiso en lugares que algunas veces están vigilados, no fuerzan ningún candado ni puerta.

Luego están los que buscan emociones fuertes y gustan de colarse en lugares vigilados como instituciones privadas o incluso militares. En EE.UU. hay casos de infiltraciones en silos nucleares y, los sitios en la red de estos exploradores, son vigilados por el mismísimo FBI. Así como los hackers gustan de burlar las defensas informáticas y demostrar las carencias de las mismas, los infiltrados extremos, se jactan de poder entrar en los lugares más blindados. La parte más snob de esta historia, la encontramos en la artista de New York, Julis Solis. La artista que se hizo famosa por montar, sin permiso, fiestas en los vagones de los trenes subterráneos en funcionamiento, ha fundado una agencia de viajes que organiza visitas a túneles del metro (el subte, que dicen los argentinos), cementerios, morgues y lugares extraños y morbosos.
© JAVIER CORIA

ENLACES:

http://comandobiohazard.blogspot.com/

http://www.infiltration.org/

http://zonetour.org/

FOTO: Un momento del rodaje para Cuarto Milenio, con el reportero Luis Álvarez, Javier Coria, el conocido cámara, Marcos Macarro y los miembros del Archivo Histórico de 9 Barris (Barcelona). Imagen por gentileza del Comando Biohazard.

INFILTRADOS (Javier Coria en Cuarto Milenio)

La primera parte en este enlace:
http://www.youtube.com/watch?v=0eO2SCqgsx0

4 comentarios:

  1. Muy buen articulo, si me permite decirlo!!! Le felicito y le agradezco, por el hecho de dar a conocer este estilo de vida que tanto nos apasiona!!!

    ResponderEliminar
  2. Le agradezco como explorador urbano que soy que lo halla echo con esta claridad de conceptos y siendo totalmente respetuoso con nosotros, ademas de haber realizado el articulo estando informado sobre esta practica.

    Capochone.
    www.caela.com.ar

    ResponderEliminar
  3. Interesante, yo soy un explorador urbano de Barcelona y me ha gustado leer los inicios de la exploracion y documentacion que ha proporcionado.

    Un saludo

    www.ksilencio.com

    ResponderEliminar