martes, 21 de mayo de 2013

“NO A LA IMPUNIDAD DEL FASCISMO”



Por Javier Coria

Con el lema de no a la impunidad y la denuncia de la complicidad del Estado, la plataforma de familiares, amigos y compañeros de Yolanda González y la Fundación Andreu Nin, convocan un acto el día 24 de mayo en el barrio de Gràcia (Barcelona) en memoria de la joven asesinada por un comando fascista en 1980 y cuyo asesino, el ultra Emilio Hellín, trabaja actualmente para el Ministerio del Interior dando cursos y asesoramiento a policías y guardias civiles. En el acto, entre otros, intervendrá Carlos Jiménez Villarejo, el ex fiscal anticorrupción de la Audiencia de Barcelona.


Yolanda González era una joven dirigente estudiantil de Madrid, de origen vasco, que militaba en la organización trotskista Partido Socialista de los Trabajadores (PST). El 1 de febrero de 1980 fue secuestrada y seguidamente asesinada por un comando de la organización fascista denominada Batallón Vasco Español (organización de falsa bandera, como en su día lo fue el GAL) y cuyos autores materiales del crimen fueron Emilio Hellín Moro e Ignacio Abad Velázquez. El primero le disparó dos balas en la cabeza  a la joven, y el segundo la remató cuando yacía en el suelo aún con vida. Además de los citados, fueron colaboradores necesarios y condenados por ello, los sujetos Félix Pérez Ajero; José Ricardo Prieto; David Martínez Loza, que en el momento de los hechos era el Jefe Nacional de Seguridad de Fuerza Nueva, el partido de extrema derecha fundado por el político franquista Blas Piñar, y Juan Carlos Rodas, que era agente de la Policía Nacional. Rodas, junto a otros compinches, participó en la vigilancia del domicilio de la joven, y se enteró del fatal desenlace por la prensa del día siguiente y, arrepentido, confesó los hechos a sus superiores, lo que ayudó a detener a los culpables y conseguir una sustancial rebaja de pena para él, que sólo cumplió tres meses de cárcel. Yolanda, una joven antifascista que nada tenía que ver con ningún comando de la ETA como quedó demostrado, pese a la acusación de sus asesinos, derramó su sangre al final de la llamada Transición Democrática. Tenía 19 años de edad.


Pero esta historia de la España negra donde las fronteras entre las cloacas del Estado y las organizaciones parapoliciales se difuminaban, y que sobre todo se cebaban en la represión de la izquierda no homologada, la no oficial, la que no estaba en la carrera de pactos y componendas para asegurarse un puesto en los gobiernos de la Transición, digo que esta historia no hubiera saltado otra vez a los medios sí, otro nuevo insulto a la memoria de la joven luchadora y a toda la sociedad democrática, se destapara en estos días.

Emilio Hellín Moro fue condenado a 43 años de cárcel, aunque el Código Penal contemplaba los 30 años como pena máxima. Hellín sólo cumplió 14 años de cárcel, además de protagonizar una sonada huida a Paraguay tras un permiso carcelario que, tanto el fiscal como las autoridades penitenciarias, desaconsejaban. Claro que había jueces que trataban con guante de seda a los terroristas si eran de la extrema derecha. Fuere como fuere, Hellín salió de la cárcel y se construyó una vida, empezando por cambiar, con un trámite administrativo, su nombre de pila, y ahora se llama Luis Enrique Hellín Moro, de 63 años de edad. Imaginamos que su experiencia parapolicial le ha servido para montar su empresa “New Technology Forensics”, dedicada al peritaje judicial y criminal… ¡Qué ironía! Además es técnico informático y en telecomunicaciones. Y es en estos campos cuando nos enteramos que, el asesino de Yolanda González, da cursos y presta sus servicios como parito y asesor de la Guardia Civil, la Policía Nacional, el Ministerio de Defensa, la policía autonómica vasca (Ertzaintza) y la policía autonómica catalana (Mossos d’Esquadra). O lo que es lo mismo, que con el erario público estamos pagando todos a éste individuo. Quizá, alguien pueda pensar que en realidad nunca dejó de trabajar para las fuerzas de seguridad del Estado.


Para debatir sobre el asunto, el próximo día 24 de mayo, a las 19.00 h, en “L’Ateneu Roig de Barcelona”, sito en la calle Ciudad Real, 25 (metro Joanic) del barrio de Gràcia, se celebrará un acto público con los siguientes intervinientes:

-Carlos Jiménez Villarejo, antiguo Fiscal Jefe de la Audiencia de Barcelona.

-David Companyon, diputado al Parlament de Catalunya (ICV-EUiA).

-Manel Márquez, fundador de Kaosenlared.

-Luis Carlos Gómez-Pintado, amigo y compañero de Yolanda.

-Andreu Pagés, moderador

Publicado también en:




No hay comentarios:

Publicar un comentario