jueves, 23 de mayo de 2013

LAS SIESTAS DE POLLY de PETER NEWELL



Por Javier Coria

“El sueño. Mundo secreto y encantado que sólo los poetas y los niños consiguen entender del todo. Tan distinto del de la vigilia, maravilloso y oscuro y, sin embargo, capaz de desvelarnos realidades que son desconocidas. Peter Newell nos habla de los sueños de Polly. Emociones, deseos y temores que cobran vida en dibujos de trazo tan sencillo como refinado. Y se llenan de color. Con colores a los que, a lo largo de meses de trabajo, hemos tratado de quitar la pátina del tiempo, restituyendo –interpretando a veces- tonalidades y matices que la imprenta de entonces había castigado. Esperamos haberlo conseguido”.

De esta forma nos presentan los editores de Impedimenta esta pequeña joya (de 11 por 11,5 cm) de uno de los fundadores de la historieta estadounidense de principios del siglo XX. Porque Newell fue maestro del padre de la tira de Little Nemo, Winsor McCay, que por cierto tiene mucho que ver con esta obra. Newell publicó su obra maestra, Las siestas de Polly (The Naps of Polly Sleepyhead), entre los años 1905 y 1907, en el Chicago Tribune.






Polly es una pequeña niña que tiene tendencia a quedarse dormida en los lugares más insospechados y soñar con lo último que ven sus ojos. Con gran imaginación onírica, la cotidianidad de Polly se transforma en un mundo sorprendente, a veces amenazante, y siempre especial y mágico. Polly puede parecer perezosa por su afición a dormir la siesta allí donde se encuentre, pero quizá Polly tiene la facultad de ver más allá que nosotros. Es cuando duerme cuando se despiertan sus sentidos, entonces aparecen arañas gigantes, perros que andan a dos patas para acompañarla en un paseo o gatos que tocan el banjo. En fin, una pieza para disfrutar y coleccionar. Y para los buscadores de misterios, les apunto lo parecido del nombre de Polly con el nombre de Polia, la amada en los sueños de Polífilo, el protagonista de un libro extraño del siglo XV y que fue el texto de cabecera de una rara sociedad secreta donde abundaban los escritores, me refiero a la Sociedad de la Niebla y al libro El sueño de Polífilo.








No hay comentarios:

Publicar un comentario