viernes, 11 de febrero de 2011

LA OBSOLESCENCIA PROGRAMADA


Quizá muchos de los que lean esto les ha pasado lo siguiente. Un día determinado su impresora les sorprende con un mensaje tipo: “Algunas partes de esta impresora pueden dejar de funcionar. Le aconsejamos que llegado el caso acuda a nuestro servicio técnico”.

Cuando uno intenta buscar información por la red se encuentra que no hay nada que hacer, que es algo que pasa más temprano que tarde. Como un cambio de piezas o reparación, en la mayoría de los casos, le saldría más caro que comprar una impresora nueva y me temo que ni los servicios de reparación existen, es un decir, lo que se suele hacer, como fue en mi caso, es comprar otra impresora nueva. Claro que lo más corriente es que el modelo que usted tenía ya no exista y hay otro más actual.

Pues esta es la obsolescencia programada, la base del capitalismo. Las cosas se diseñan y fabrican para que tengan una vida limitada, para que se rompan, vamos. En el ejemplo aquí citado el culpable es un microchip que cuenta las impresiones y está programado para dar problemas cuando se rebasa un número determinado de ellas. La historia secreta de la obsolescencia programada es lo que se cuenta en este documental que varias cadenas internacionales de televisión, entre ellas TVE y TV3, han producido.


Es interesante ver como ya, a principios del siglo XX, había organizaciones que se encargaban de velar, incluso con multas, de que los fabricantes de bombillas no fabricaran modelos que rebasaran las 1000 horas de vida activa. O como en la Alemania Oriental llegaron a fabricar una bombilla de vida ilimitada, pero la caída del muro la convirtió en una pieza de museo. O la bombilla que lleva 100 años encendida y se celebra su cumpleaños con festejos populares. El caso de la lucha legal de cierto artista plástico neoyorquino contra una famosa empresa, con imagen ecológica, que vendía sus productos con unas baterías que dejaban de funcionar a los 18 meses y no había forma de cambiarlas porque la empresa no ofrecía ese servicio, también queda recogido en este documental dirigido y guionizado por Cosima Dannoritzer. En fin, aquí les dejo con Comprar, tirar, comprar…


Aquí la versión más larga, 75 minutos, en catalán y emitido por TV3.

P. D.:

Miren ustedes por donde que un pequeño empresario español, Benito Muros, ha fabricado una bombilla que dura toda la vida y, como no, las amenazas contra él y su familia no se han hecho esperar: "Todos los aparatos electrónicos están programados para morir"

Y aquí una interesante web: Sin Obsolescencia Programada

5 comentarios:

  1. Me encanta este foro Chavi.
    Gran trabajo.

    Luis Alvarez

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias!, Luis. Te imagino viajando detrás de alguna extraña historia. Nos veremos pronto. Estuve con tu compañero Paco hablando de leyendas decimonónicas de libreros, y nos topamos con uno muy sibarita, al que sólo le gustan los puros habanos. Ya te contará. Bona nit.

    ResponderEliminar
  3. Y no se puede demandar. Y si yo les pago con un dinero que se autodestruya pasado un tiempo... que mala leche que me da todo esto.

    ResponderEliminar
  4. keep posting like this it’s really very good idea, you are awesome!

    cheap clomid

    ResponderEliminar
  5. Thank you, my friend. ‘Awesome’ might be a bit of exaggeration but I appreciate it. Best wishes.

    ResponderEliminar