lunes, 7 de febrero de 2011

DOMINICAL JULIO VERNE


El prestigioso periódico peruano El Comercio publicó ayer domingo un especial sobre Julio Verne.

Amigos de este blog como Cristian Tello o Álvaro Mejía escriben interesantes artículos. Les dejo imágenes, el artículo de Tello y un enlace a los demás artículos, eso sí, para leerlos requiere un registro gratuito y fácil de realizar. Aquí artículos. Mañana les pongo el trabajo de Álvaro, sobre un viejo y desconocido sabio.

EL ESCRITOR VISIONARIO

Julio Verne materializó en el campo de la fantasía muchas de las conquistas que, décadas más tarde, alcanzaría la ciencia moderna.

Por: Cristian Tello*
Domingo 6 de Febrero del 2011

El más célebre autor de libros de aventuras y de anticipación científica vislumbró maravillas tecnológicas, increíbles viajes y máquinas sorprendentes.

Gracias a su amplio conocimiento y a su inagotable imaginación fue un adelantado, adentrándose en el futuro con gran intuición.

AÑOS DIFÍCILES

Antes de convertirse en un escritor exitoso, Verne pasó algunos años de mal vivir en París, tratando de ser un buen libretista de obras de teatro, sin conseguirlo.


Su pasión por la geografía, el mar, y las expediciones a países lejanos y desconocidos, orientaron su vocación literaria hacia las ciencias.

Autoproclamado al final de su vida como “el más desconocido de los hombres”, Julio Verne –creador de los “Viajes Extraordinarios”– es uno de los escritores más enigmáticos de la historia.

Hasta hoy se debate el origen de sus facultades visionarias. Fue un autor caracterizado por enviar vehículos no inventados en su época a mundos inexplorados, cuyos héroes conducían a la humanidad hacia nuevos desafíos y descubrimientos.


Mezclando ciencia y arte, se convirtió en precursor, junto con H. G. Wells, de un nuevo género literario: la ciencia ficción.

EL GRAN LEGADO

Leídos por niños, jóvenes y adultos; traducidos a casi todos los idiomas, y adaptados al cine en numerosas ocasiones, sus relatos han servido de inspiración en el terreno tecnológico, en los viajes de exploración y para despertar la vocación de muchos lectores que posteriormente destacarían en alguna rama del saber.


Obras como “Viaje al centro de la Tierra”, “20.000 leguas de viaje submarino”, “Cinco semanas en globo”, “La isla misteriosa”, “Miguel Strogoff”, “De la Tierra a la Luna”, “La vuelta al mundo en ochenta días” y “París en el siglo XX”, se erigen como novelas de referencia de su legado literario.

Creó un nuevo género novelístico al apoyarse en la ciencia y la imaginación, en lo posible y la fantasía. Esa fue la clave de su éxito.

UN VIAJE A LA LUNA

Le tocó vivir un tiempo de continuos descubrimientos e invenciones. La Revolución Industrial se encontraba en pleno desarrollo y Verne no fue ajeno a ese gran impulso técnico y científico. Registró en miles de ficheros los sucesos relevantes y los progresos humanos que servirían de base a sus novelas.

Si existe una novela de Verne en que se pueda hablar de genuina profecía, es “De la Tierra a la Luna”. Con gran intuición, ubica el lanzamiento en la situación casi exacta del actual Cabo Cañaveral.

No sólo eso, el proyectil lanzado en su relato –al igual que las misiones Apolo- llevaba una tripulación de tres hombres.



Ambos artefactos (el de la ficción y el real) son lanzados desde Florida y observados por medio de un telescopio gigante desde las Montañas Rocosas; ambos (el del relato y el del suceso real) acuatizan en el Océano Pacífico con apenas cuatro kilómetros de diferencia.

HAY QUE SOÑAR

En 1905, año en que el genial escritor falleció, ninguna de sus invenciones se había hecho realidad, pero las décadas siguientes fueron convirtiendo lo que parecían simples fantasías para niños y jóvenes, en profecías, en vaticinios imposibles de explicar.

Ante tanta aproximación, cabe hacerse algunas preguntas: ¿Cuál era su secreto? ¿De dónde procedía su clarividencia para predecir los avances de la ciencia?


¿Pertenecía a sociedades ocultas que le brindaban información de otro ámbito imposible para su época? ¿Se trataba tan sólo de fértil imaginación? ¿Predicciones exclusivamente como resultado de una paciente documentación?


El novelista se llevó sus enigmas a la tumba, a aquel misterioso sepulcro que lleva un retrato que lo muestra desafiando la lápida de la muerte, emergiendo de las tinieblas y pregonando su sentencia: “Hacia la inmortalidad y la eterna juventud”. Desde ahí nos ha legado su filosofía: “Todo lo que un hombre puede imaginar, otros podrán hacerlo realidad.”

(*) Ingeniero

4 comentarios:

  1. Gracias, Javier, por lo que me toca. Linda sorpresa. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. No creo que hubiera más misterio detrás de Verne que una gran inteligencia y una forma muy sensara de mirar el mundo y predecir lo que iba a venir por pura lógica. Magnífico artículo, como es habitual.

    ResponderEliminar
  3. hoy salió un doodle sobre Jules Verne, en google,lo puse en mi blog, algo que escribi ayer, pues no salió, internet me va a volver loco

    ResponderEliminar
  4. Me parece excelente el trabajo realizado por Cristian.
    Gracias por seguir aumentando esperanzas a través de la obra de Julio Verne.
    Atentamente. Profr. Félix Hernández del Ángel.
    MÉXICO.

    ResponderEliminar