lunes, 12 de abril de 2010

EL CONOCIMIENTO SECRETO

Con el sugestivo título de El conocimiento secreto, el pintor y fotógrafo inglés David Hockney (1937) publicó un libro en el año 2001 que sorprendió a historiadores del arte, críticos, artistas y medios de comunicación. El libro era el resultado de una ardua investigación para demostrar que, aparatos ópticos como la cámara oscura, habrían supuesto un cambio radical en la naturaleza de la pintura desde comienzos del Renacimiento.

Todo empezó cuando Hockney observó algo extraño en la técnica de un dibujo de Ingres, a partir de ahí, comenzó una emocionante investigación detectivesca que obligó al pintor a abandonar momentáneamente su propia obra artística por espacio de dos años. La ingente tarea supuso analizar pinturas desde el año 1300 hasta 1870, de maestros como Vermeer; Velázquez; Caravaggio; Leonardo; Rembrandt; etc., así como recrear las posibles técnicas utilizadas por los mismos. Para ello construyó cámaras oscuras gigantes en el jardín de su casa y utilizó espejos cóncavos y lupas para realizar dibujos. El libro se completa con abundante documentación de distintas épocas y la correspondencia con diferentes expertos, entre ellos el científico óptico de la Universidad de Arizona Charles Falco.

Para Hockney, la utilización de estos aparatos, evidencian un cambio de estilo en los cuadros de los pintores flamencos e italianos y que luego se extendería por toda Europa. Según su tesis, esto explicaría el enorme salto en el realismo en las pinturas flamencas alrededor del año 1430, y que adquirió cualidades casi fotográficas. La utilización de la cámara oscura por Canaletto y Vermeer es algo conocida, o los experimentos de Leonardo con la misma, pero Hockney propone que dicha utilización es mucho más antigua. El miedo a las persecuciones inquisitoriales que calificaban a los que experimentaban con cámaras oscuras y linternas mágicas como brujos evocadores de espíritus, hizo que estas técnicas se mantuvieran como un secreto gremial durante siglos. Aunque estoy tentado a pensar que en el “secreto” también influyó la conveniencia de mantener el halo sobrenatural y cuasi sagrado que el arte naturalista tenía en las épocas citadas debido a la función religiosa que la pintura tuvo durante siglos; lo demás lo hizo el olvido.

El aspecto de college de algunas obras denotan que fueron pintadas por separado ya que el reflejo de las ópticas sólo abarcaba unos pocos centímetros cuadrados, o incluso las deformaciones ópticas de algunos retratos por el uso probable de lentes angulares con cámara oscura, son algunos datos que da Hockney comenta en su libro y dice: “Las pinturas que pintó Cézanne, son producto de la visión binocular de la vista humana y por eso se ven mejor a distancia, mientras las de los viejos maestros –producto de la visión monocular de una imagen fija proyectada- sólo se ven bien de cerca”.

Curiosamente, la aparición de la fotografía en 1839 liberó a la pintura del realismo y de la tiranía de los aparatos ópticos.

© JAVIER CORIA

1 comentario: