viernes, 5 de marzo de 2010

EL REY SIGUE EN SU TUMBA

Son noticias que no suelen tener mucha transcendencia en los medios de comunicación, pero gracias a las nuevas técnicas de investigación arqueológica, en este caso el uso de una microcámara de vídeo, hace unos meses se hizo un descubrimiento sorprendente. El interior del sarcófago de Pere II, llamado el Grande, está intacto. Con la momia del Rey tocado con un casco y vestido con los ropajes con los que fue enterrado. Como era costumbre, el cuerpo embalsamado está cubierto de perfumes y esencias de hierbas aromáticas y flores. Además de brea, sílice y betún…

Como vemos, sustancias utilizadas en las momificaciones egipcias, griegas y medievales. Esto se ha detectado con la “cromatografía de gases”, que no es otra cosa que el análisis de la atmosfera del interior del sarcófago. El sepulcro, una verdadera joya del primer gótico catalán, está fortificado, lo que le ha salvado de la rapiña durante 700 años. Es obra del maestro Bartomeu de Girona.

Es una de las pocas tumbas reales europeas, y la única de un rey catalán, que no ha sido profanada y expoliada por los ladrones de tumbas. Esto es una noticia de primer orden, por las posibilidades de estudios que se abren para los investigadores. Se podrá tener información de primera mano sobre los ritos funerarios de la época y sobre la vida de Pere el Gran (Pedro III de Aragón) y su aspecto físico. Desde las enfermedades que sufrió, hasta la dieta alimenticia que seguía, podrán estudiar los expertos. Y sobre todo resolver el enigma de su muerte, acaecida cuando contaba 45 años. Las crónicas nos dicen que el monarca murió de “agotamiento”.

En junio de 2010 se celebran los 850 años de la fundación del Real Monasterio de Santes Creus (Tarragona), y con este motivo, un grupo de arqueólogos y otros especialistas del Museo de Historia de Cataluña, están restaurando las tumbas reales. Además de la tumba de Pere II, cuyo sepulcro tiene una bañera de pórfido rojo de época romana, un honor reservado a papas y emperadores, también están las tumbas de su hijo, Jaume II, llamado el Justo, y la esposa de éste, Blanca de Anjou-Sicilia. Y la del almirante Roger de Llúria. Aunque estas tumbas si que recibieron la visita de los caza tesoros. Curiosamente, este descubrimiento puede echar luz sobre otro misterio, el caso del padre de Pere el Gran, Jaume I el Conquistador. Resulta que en su sepulcro del monasterio de Poblet se encontraron dos cráneos dentro del sarcófago. Las pruebas de ADN darán luz al misterio.


El huésped más ilustre del monasterio cisterciense, Pere II (1240-1285) de Barcelona, III de Aragón, I de Valencia y I de Sicilia, fue el rey más influyente de la corona catalano-aragonesa y artífice de la expansión mediterránea. Era hijo de Jaume I de Aragón, el Conquistador y de su segunda esposa, Violante de Hungría. Hombre de fuerte carácter, no le temblaba la mano para mandar asesinar a sus adversarios o enfrentarse a los nobles catalanes y aragoneses, que le organizaron varias revueltas. Claro que dos hechos fueron claves para extender su fama y ganarse el apelativo de “Grande”. Una cuando le echó un pulso al Papa francés Martín IV. Pere II, conde de Barcelona, se casó con Constanza II de Sicilia, de la casa de los Hohenstaufen, linaje tradicionalmente enfrentado al papado. El otro hecho fue el triunfo de la flota catalana, comandada por el almirante Roger de Llúria, que recuperaron el reino de Sicilia para la corona de Aragón. Claro que en este triunfo tuvieron mucho que ver las revueltas internas contra la dominación francesa, las llamadas “Vísperas sicilianas” que, en 1282, supusieron el aniquilamiento de la guarnición francesa de la isla y la posterior demanda de auxilio de los sicilianos a Pere el Gran. Pero eso es otra historia.

© JAVIER CORIA

Imágenes: Retrato de Pere el Gran, obra de Manuel Aguirre y Monsalbe, 1885. Sepulcro del monarca en Santes Creus. Fuente: Wikimedia Commons.

5 comentarios:

  1. Hola:

    Muy bueno to blog, te he sacado de la página de Jesús Avila.
    Este Pedro al qaue aludes me trajo a la memoria (ha de ser el mismo por las fechas) aquel que aparece en las narraciones noveladas de La Catedral del Mar.
    Un saludo cordial,
    Mary-Su Sarlat

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias! Buen tipo y sabio el amigo Jesús Ávila, ya me dijo que pondría esta entrada en el foro en mi nombre. Sí le digo la verdad, no he leído La Catedral del Mar, tengo muchas cosas que leer. La catedral de Las Arenas y más tarde llamada de Santa María del Mar, se construyó entre 1329 y 1383, por lo que Pere el Gran llevaba un siglo muerto. Pero seguro que sale en la novela, porque esa época es una de las más fascinantes de nuestra historia.

    ResponderEliminar
  3. Así es Javier, algún comentario sale a relucir en la novela,obra ésta que me hizo recordar mi visita a esa fantástica catedral del Mar o Santa María del Mar y a esa querida Barcelona toda.
    Un saludo cordial
    Mary-Su

    ResponderEliminar
  4. Ahora sí que los medios recogen la noticia. Si le preguntan diga que antes lo leyó aquí.

    http://www.elpais.com/articulo/cultura/Pere/Gran/vivio/rey/elpepucul/20100322elpepucul_8/Tes

    ResponderEliminar
  5. Con gusto Javier, tiene un blog sumamente interesante.
    Saludos cordiales,
    Mary-Su

    ResponderEliminar