viernes, 27 de agosto de 2010

LA CIA Y EL LSD


Estamos en el 16 de agosto de 1951. El verano achicharra la pequeña ciudad de Pont-Saint-Esprit, sur de Francia. El cartero del pueblo está haciendo la ronda cuando empieza a sufrir convulsiones y un fuerte dolor de estómago. No es el único que acude con estos síntomas a la consulta de los tres médicos del pueblo. En poco tiempo, centenares de sus vecinos se ven afectados por episodios de histerismo violento, convulsiones demoníacas, alucinaciones, delirios...

En un par de semanas la mayoría recuperó la cordura. Entre cinco o siete personas perdieron la vida (cuatro de ellos suicidándose a causa de las alucinaciones y el resto por paradas respiratorias) y docenas fueron internadas en psiquiátricos de por vida. Time publicó: "Entre los afectados el delirio aumentó. Los pacientes se hacían daño en sus camas gritando que flores rojas florecían de sus cuerpos, que sus cabezas eran plomo fundido".

Durante décadas se supuso que el pan del obrador Briand fue el causante, al haberse elaborado a partir de centeno contaminado por un hongo alucinógeno, de ahí el nombre con el que se bautizó a este extraño suceso: el misterio del "pan maldito". También se dijo que el pan había sido envenenado con mercurio orgánico. Sin embargo, fue la CIA la que roció el pueblo con LSD como parte de un experimento de control mental. Hay evidencias que demuestran que el moho no fue el causante de que un chaval de 11 años intentara estrangular a su abuela; una niña se viera amenazada por un tigre; un hombre viera serpientes de fuego reptando por sus brazos u otro saltara por la ventana gritando: "soy un avión". Tampoco lo provocó el diablo, Stalin, la Compañía Nacional de Ferrocarriles Francesa o el Papa, como también se especuló. La rave dantesca fue patrocinada por la CIA.

El periodista estadounidense Hank Albarelli, en su libro A terrible mistake, ha llegado a esta conclusión durante la investigación del suicidio de Frank Olson (bioquímico que trabajaba para la División de Operaciones Especiales de Alto Secreto del Ejército de EE UU, que en 1951 estaba estudiando los efectos del LSD, y que se arrojó por una ventana 13 años después). Albarelli encontró una nota que transcribía la conversación de un agente de la CIA con un funcionario de los laboratorios suizos Sandoz, único lugar en el que se fabricaba LSD en 1951, que mencionaba el "secreto de Pont-Saint-Espirit" y en la que se explica que éste no fue causado por ningún hongo, sino por la dietilamina, el D en el LSD.

En plena guerra fría, la CIA se interesó por la sustancia para utilizarla como arma ofensiva en los combates y como suero de la verdad en los interrogatorios. En principio se pensó realizar el experimento en el metro de NYC, pero finalmente se optó por el pequeño pueblo de la Provenza francesa a orillas del Ródano. Es importante reseñar que en agosto de 1951, el inventor del LSD, Albert Hofmann, acudió a Pont-Saint-Esprit, supuestamente a prestar ayuda a la población y, de paso, realizar el informe sobre los efectos del experimento. Tras la guerra de Corea, los norteamericanos lanzaron un programa de investigación sobre los efectos de las drogas psicoactivas: psilocibina, mescalina, cocaína, alfa-metiltriptamina, LSD... Entre 1953-61, según Albarelli, el Ejército de EE UU realizó experimentos con drogas con más de 5.700 militares, que no se presentaron voluntarios. Han pasado 60 años. En Pont-Saint-Esprit no saben qué creer pero sí exigen una investigación del suceso: las escenas apocalípticas y el brote colectivo de locura, fueron reales.

FUENTE: Eva Sáiz, El País :
http://www.elpais.com/articulo/cultura/dia/todos/vieron/cosas/raras/elpten/20100824elpepucul_8/Tes

3 comentarios:

  1. ¿Ya se han terminado las vacaciones? Pues bienvenido a tu casa.

    Hay tantos hechos que, pienso, nunca sabremos la verdad del todo, en fin, ya ves que no soy muy optimista.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. El programa "Milenio 3" se hizo eco, algo tuvo que ver este humilde escribiente, de esta noticia:

    http://www.ikerjimenez.com/noticias/experimento-CIA-con-LSD-en-Pont-Saint-Esprit/index.html

    ResponderEliminar
  3. 01 de octubre de 2010 - 20:55 EEUU se disculpa por un experimento con sífilis en Guatemala

    WASHINGTON (Reuters) - Estados Unidos pidió disculpas el viernes por un experimento realizado en la década de 1940 en el cual investigadores del Gobierno infectaron deliberadamente con sífilis a prisioneros guatemaltecos.

    Durante el experimento, que buscaba probar la entonces nueva penicilina, los reclusos fueron infectados intencionadamente por prostitutas y luego recibieron el tratamiento antibiótico.

    La secretaria de Estado Hillary Clinton y la de Salud y Servicios Humanos Kathleen Sebelius emitieron un comunicado sobre el experimento, que se asemeja a uno de la década de 1960 en el cual a estadounidenses negros se les dejó deliberadamente sin terapia contra la sífilis.

    "El estudio de inoculación de enfermedades de transmisión sexual que se llevó a cabo de 1946 a 1948 en Guatemala claramente fue antiético", indica el escrito.

    "Aunque estos sucesos ocurrieron hace más de 64 años, estamos indignados de que tal investigación reprochable haya ocurrido bajo el pretexto de la salud pública. Lamentamos profundamente que esto haya sucedido y ofrecemos nuestras disculpas a todas las personas que resultaron afectadas por esas abominables prácticas de investigación", añadió el comunicado.

    El experimento que apuntaba a evaluar si la penicilina podía prevenir la sífilis fue descubierto por Susan Reverby, profesora de estudios femeninos del Wellesley College en Massachusetts.

    "Además de la penitenciaría, los estudios se llevaron a cabo en un manicomio y en cuarteles del Ejército", explicó Reverby en un comunicado.

    "En total, 696 hombres y mujeres fueron expuestos a la enfermedad y luego se les ofreció penicilina. Los estudios se realizaron hasta 1948 y los datos sugieren que pese a las intenciones probablemente no todos fueron curados", añadió.

    Los hallazgos de Reverby, quien notificó inmediatamente al Gobierno tras descubrirlos este año, serán publicados en enero en Journal of Policy History.

    "En 1946-48, el doctor John C. Cutler, médico del Servicio de Salud Pública que luego sería parte del Estudio sobre Sífilis en Alabama en los 60 y seguiría defendiéndolo dos décadas después de su finalización en los 90, lideró un proyecto de inoculación de sífilis en Guatemala", dijo la experta.

    Reverby señaló que la investigación de Cutler fue patrocinada por el Servicio de Salud Pública (PHS), los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, el Consejo Panamericano de Sanidad (actualmente la Organización Panamericana de la Salud) y el Gobierno guatemalteco.

    "Era la primera etapa de la penicilina y el PHS estaba muy interesado en si la penicilina podía ser usada para prevenir -y no sólo para curar- la infección con sífilis temprana, si podían establecerse mejores pruebas sanguíneas para detectar la enfermedad, qué dosis de penicilina realmente curaban la infección y en comprender el proceso de reinfección tras la cura", indicó la investigadora.

    El hallazgo puede leerse en http://www.wellesley.edu/WomenSt/Synopsis%20Reverby%20'Normal%20Exposure'.pdf.

    El doctor Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, dijo que la normativa actualmente prohíbe este tipo de investigación "de riesgo y antiética".

    Arturo Valenzuela, secretario de Estado adjunto de Estados Unidos para el Hemisferio Occidental, dijo que no estaba claro aún si se ofrecería alguna compensación y que tampoco se sabía si las personas afectadas por el estudio podían ser localizadas, pero afirmó que se había comenzado una investigación.

    ResponderEliminar