viernes, 11 de junio de 2010

LOS TEMPLARIOS Y EL ORIGEN DE LA BANCA


“El 13 de octubre de 1307 todos los templarios del reino de Francia, acusados entre otras cosas de adjurar de la cruz y adorar a un ídolo llamado Bafomet, fueron arrestados por orden de Felipe IV. La Orden del temple sería suprimida por el Papa en 1312, y su último maestre, quemado en París en 1314. ¿Por qué la que había sido la Orden Militar más rica y poderosa de la cristiandad, con incontables hazañas militares y grandes servicios a Monarcas y Papas fue extirpada en cuestión de 7 años?

El presente libro es el resultado de un largo trabajo de investigación en el que se han ido obteniendo documentos sobre las operaciones financieras templarias durante los siglos XII y XIII.

 Esos datos ofrecen una explicación de porqué los templarios se adentraron en el territorio de la banca desde sus inicios y de cómo estas actividades financieras aportaron una pieza fundamental en la génesis del tráfico bancario medieval. Su análisis permite establecer cálculos sobre la cuantía del tesoro de la Orden, que unidos a un profundo estudio del fiasco monetario en el que estaba incursa la Francia de Felipe IV hacia 1307, permiten arrojar escalofriantes conclusiones sobre los verdaderos motivos por los que los miembros de la Orden fueron arrestados y sobre el destino del famoso tesoro de los templarios”.


Por poco que se acerquen a la historia del temple, sabrán que los templarios, entre otras cosas, fueron los más importantes banqueros del siglo XIII. Inventores, en la práctica, de la letra de cambio, la tarjeta de crédito, los cheques bancarios y las transferencias y los seguros. Fueron los mayores prestamistas de su tiempo y, entre sus clientes, estuvieron Reyes y Papas. Pero era tal su poderío militar y económico, que incluso eran los recaudadores de ciertos impuestos en Aragón, Inglaterra, Francia y el Papado, llevando la contabilidad pública de Francia y la personal de varios prohombre y mujeres de la época. Si están cansados de novelas o trabajos pseudohistóricos sobre los Pobres Caballeros de Cristo –que no eran tan pobres-, ésta es una magnífica obra de referencia, un estupendo trabajo científico sobre las relaciones políticas, y sobre todo económicas, que precipitaron la caída de la orden.


No les voy a engañar, no es un libro para pasar el rato o para adquirir conocimientos a golpe de píldoras o resúmenes que tanto se lleva ahora. Ésta en una obra de casi 500 páginas que puede resultar un tostón para una persona acostumbrada a las obras de divulgación, materia a la que se dedica un servidor y en la que hay estupendos ejemplos de amenidad y rigor histórico. Lo que quiero decir es que es un libro con mucha documentación y datos sobre las operaciones financieras del Temple, que puede hacer las delicias de un interesado en la historia como yo, pero seguro que echará para atrás a un lector no proclive a un texto, en algunas partes, muy técnico. Lo digo para que, si están en este último caso, no se acuerden de mi familia por mi recomendación.


Si digo que es una obra científica es porque es el resultado de una tesis doctoral, convenientemente adaptada para su publicación en formato libro. El autor, Ignacio de la Torre Muñoz de Morales, es economista, abogado y, con éste trabajo, doctorado en historia. Durante seis años consultó los documentos templarios de los archivos de la Corona de Aragón de Barcelona, el Histórico Nacional de Madrid, y las bibliotecas nacionales de Francia e Inglaterra. En fin, una obra de referencia que no debe faltar en la biblioteca un buen profesional o aficionado a la historia templaria.

Pero si quieren también conocer la otra historia del Temple, no se pierdan la obra del recientemente galardonado con el Príncipe de Asturias de las Letras, Amin Maalouf. Las cruzadas vistas por los árabes es un libro muy ameno, que se lee casi como una novela y que, sobre todo en estos tiempos, nos da la visión tan necesaria de los otros, los que sufrieron las cruzadas.


Otro día hablamos de lo que pudo ser el Bafomet y de las incógnitas que rodearon a la Orden Templaria. Aunque no son tantas como pretenden algunos autores más imaginativos y tremendistas que buscadores de la verdad, sí hay algunas que la ortodoxia histórica aún no ha podido explicar. Misterios, haberlos haylos.

© JAVIER CORIA

ILUSTRACIONES: Archivos de Wikimedia Commons, un depósito de contenido libre hospedado por la Fundación Wikimedia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario