jueves, 17 de junio de 2010

CORPUS VITREARUM MEDII AEVI


Corpus Vitrearum Medii Aevi es un proyecto que se comenzó en 1981. El Institut d’Estudis Catalans, en ese año inició un programa para investigar, catalogar, fotografiar y restaurar los vitrales góticos y renacentistas de Cataluña. Ahora, con el concurso de la Generalitat, se pretende seguir con esta labor que comprende los vitrales, eclesiásticos y civiles, que van desde el Barroco al modernismo.

Es una labor ingente y, como verán, de indudable belleza. El director ejecutivo del proyecto es Antoni Vila Delclós que deberá coordinar a profesionales de diversas disciplinas, restauradores, historiadores, fotógrafos, artesanos… Además del estado de conservación para posibles actuaciones, se estudiaran las técnicas empleadas y la autoría, la iconografía y el valor estético e histórico de cada pieza. Todo ello formará el Registro e Inventario de los Vitrales de Cataluña. Es un patrimonio muy desconocido y con grandes peligros de destrucción y espolio. Hace unos días, unos desaprensivos destruyeron a pedradas dos vidrieras de la Colonia Güell diseñada por Antoni Gaudí. Y luego está lo del espolio. Se sabe que hay bandas internacionales que, por ejemplo, se dedican a robar apliques y motivos decorativos de muchos portales de las casas y pisos modernistas del ensanche barcelonés.



El modernismo recuperó el arte de la vidriería tan presente en la arquitectura eclesiasta medieval. Entre medio de estos periodos, los vitrales a penas se conservan y la calidad es más bien escasa. En las iglesias góticas, los vitrales daban imágenes a la luz y compensaban la frialdad de los gruesos y fríos muros de las catedrales e iglesias. Esa forma de utilizar la luz para dar imágenes, también escondía no pocos misterios. Por un lado, en los vitrales religiosos, se utilizaban para formar e informar a unos fieles iletrados sobre la historia religiosa. Pero también para esconder no pocos mensajes. Como sutiles, y a veces muy claras, críticas al propio estamento eclesiástico, o se le afeaba la conducta a un párroco u obispo demasiado díscolo o glotón, por ejemplo.



Es una labor bonita y necesaria. Les invito a contemplar los vitrales con otros ojos y disfrutar de ellos. Y si me permiten una recomendación, les sugiero que se den “Baños de lucía”, baños de la luz que filtran los vitrales, se sentirán muy bien, palabra.




© JAVIER CORIA

4 comentarios:

  1. Son un mundo y,como dices,todos diferentes y con una lucia especial bellísima.

    ResponderEliminar
  2. HOLA

    ¿Conocéis las llamadas "les pommes bleues" de Rennes le Chateau? Hay algunas fotos por Google...

    ResponderEliminar
  3. Hola Javier te mando este correo felicitándote por la labor tan importante que realizas con los vitrales en españa.
    En México tambien nos gustaria realizar un estudio de conservacion y restauracion de los vitrales que se encuentran en iglesias antiguas en méxico Distrito Federal.
    Yo soy artesano egresado del instituto nacional de bellas artes en méxico DF estoy interesado en trabajar en restauraciones.
    Me pongo a tus ordenes en este correo

    ResponderEliminar
  4. Gracias amigo, pero yo solo me limité a publicar la información sobre la restauración de vitrales, soy periodista, para cuestiones técnicas sobre dicha restauración o posibles proyectos tendrías que ponerte en contacto con el Instituto de Estudios Catalanes (Institut d'Estudis Catalans) que fue la entidad que impulso el proyecto. Saludos desde Cataluña.

    ResponderEliminar