martes, 2 de mayo de 2017

Porque nuestra patria es el lenguaje


Por: Gatopardo.

La labor de los académicos de la lengua consiste en definir el significado y la utilización de los vocablos y su ortografía. En la Asociación de Academias de la Lengua Española (1) se documentan las acepciones particulares de sus países, provenientes, normalmente, de escritores cultos, que a su vez han expurgado de su léxico las palabras de jerga local, los modismos regionales, ya que su formación les invita a considerar correcto lo que el Diccionario de la Real Academia Española recoja y admita. Como se ha visto, la elección de Académicos de la Lengua en España, por ejemplo, se ha convertido en un premio para quienes hayan sido dóciles guardianes de intereses editoriales espurios, sin categoría ni prestigio, y nos encontramos en manos de quienes deberían velar por la Lengua Española, y, sin embargo, la masacran ignorando su riqueza.

Afortunadamente, al margen de los premios y las becas, merecedora, sin embargo de todos los apoyos, Roxana Fitch, una traductora mexicana, inició hace nueve años un trabajo para recopilar los modismos y jergas particulares de los países de habla hispana, sin copiar los trabajos editados y realizados con anterioridad, que es el método de los eruditos, sino recogiéndolos de los "chats" y "foros" de internet, y de sus corresponsales, que escriben y se expresan con naturalidad en su lenguaje local: lo que empezó como una explicación del significado en México de expresiones coloquiales, en un intento de: "exponer sólo y exclusivamente expresiones coloquiales y jergales del castellano, pero poco a poco las peculiaridades de las versiones de cada país hispanohablante me convencieron que el enfoque se podía ampliar, por lo menos en el caso de todos los países de América…, para seguir leyendo:

No hay comentarios:

Publicar un comentario