miércoles, 13 de julio de 2016

“Born Again”, el renacido Daredevil de Frank Miller

Por: Javier Coria

Daredevil, el personaje de Marvel Comics creado en 1964 por Stan Lee y Bill Everett, renace un una edición de lujo de Panini Cómics, con guión de Frank Miller y dibujos de David Mazzucchelli.

Daredevil, cuya traducción es “temerario”, fue conocido en las ediciones de españolas de la Editorial Vértice como Dan Defensor, para justificar las dos “D” sobre el pecho de su uniforme de superhéroe. Y en algunos países de Latinoamérica se le conoce como “Diabólico”. El “Hombre sin Miedo”, pues es este su sobrenombre, apareció en un comic-book en 1964, de la mano de Stan Lee y Bill Everett. Con Stan Lee, y con los dibujantes Jack Kirby, Gene Colan o Gil Kane, la serie tuvo sus mejores días, para luego ser olvidada en los anaqueles de las tiendas de tebeos. Daredevil se hizo repetitivo e incluso la Marvel estuvo a punto de no publicar más historias de este superhéroe. Un veinteañero Frank Miller se cruzó con el personaje en mayo de 1979, cuando lo hizo aparecer (crossover) con Spiderman. Miller le dio nueva vida al abogado invidente Matt Murdock, que es quien se esconde detrás de Daredevil. Como lo hiciera más tarde con Batman en El retorno del caballero oscuro, Miller llenó el personaje de vivencias traumáticas y una personalidad de claroscuros. Así lo explica David Fernández en la introducción de esta edición de Panini Cómics: “Así, Daredevil pasó de mero comparsa, versión descafeinada y poco carismática de Spiderman, a convertirse en una de las personalidades más complejas y fascinantes del Universo Marvel”.


NACIDO OTRA VEZ

El arco narrativo de Born Again (con siete entregas) fue editado en 1986. Frank Miller, que además de guionista también dibujaba, se centró en el argumento y la psicología del personaje, dejando la parte gráfica al estupendo dibujante David Mazzucchelli, que se consagró con esta serie. La simbología católica de la muerte y la resurrección está presente en toda la saga, tanto en el texto como en la iconografía. Como todo viaje iniciático, aquí también hay una muerte simbólica, seguida de una serie de etapas, como las “estaciones” de un viacrucis, para luego renacer. El maniqueísmo del bien y del mal se le quedaba pequeño a Miller. Ante el blanco y negro de anteriores entregas, Miller prefirió seguir la senda de los grises, de las contradicciones. De la aparente fortaleza del superhéroe, a la fragilidad del hombre, Matt Murdock; quizá la fragilidad y contradicciones del propio Miller, siempre problemático en el trato con los demás, de ideas conservadoras y, según cuentan, algo retorcido. Murdock de día ejerce como un brillante abogado, lo que le hace estar en contacto con la corrupción del poder, y de noche se convierte en un justiciero sin ley, como esos justicieros fascistoides a los que nos tiene acostumbrado Hollywood, aunque Miller sabe jugar con los contrastes y las contradicciones, por lo que la lectura plana de la psicología del personaje nos daría una visión sin matices. Muestra de ello son las raíces católicas de la serie, que chocan con las reminiscencias luciferinas del personaje –que viste de rojo como un diablillo-, al que Miller hace frecuentar ambientes oscuros, de acción y violencia. Uno de los alias que tiene el personaje, además del citado “Hombre sin Miedo”, es el de abogado de la “Cocina del Infierno”, nombre con el que se conoce el barrio de Manhattan donde nació y se crío. Allí, en las mismísimas calderas de Pedro Botero, es donde ejerce nuestro particular marmitón. Escribe Alejandro M. Viturtia en el prólogo de esta edición: “Su fuerza no radica en romper con lo establecido sino precisamente en todo lo contrario; en estirar los conceptos, profundizar en ellos, dar una vuelta de tuerca y dejar al personaje, y al género de paso, abierto a posibilidades infinitas”. Frank Miller es hoy uno de los guionistas más solicitados para llevar sus cómics al cine, cosa que no le agradaba hasta que él se acercó al séptimo arte como director. Dentro del género negro y el pulp más genuino está su obra Sin City, que dirigió en la gran pantalla (2005) Robert Rodríguez, con el propio Miller como codirector, y dirigiendo algunas escenas Quentin Tarantino. La novela gráfica 300, sobre la guerra de las Termópilas, la dirigió en la versión cinematográfica (2007) Zack Snyder. El propio Daredevil fue llevado al cine en una penosa cinta dirigida (2003) por Mark Steven. Matt Murdock fue interpretado por el inexpresivo Ben Affleck.


SINOPSIS

Matt Murdock está en los momentos más duros de su vida; en paro, sin esperanzas, tocando el fondo de un negro pozo del que sólo se puede salir muerto o resurgiendo de nuevo. El némesis de nuestro héroe, el señor del crimen neoyorquino, Wilson Fisk, llamado también el Rey Pillo (Kingpin, en inglés), quiere mantenerlo en ese pozo, y para ello tendrá el concurso de la ex novia de Murdock, Karen Page, drogadicta y prostituta, que cual nuevo Judas, vende a su antiguo amante descubriendo su verdadera identidad. Las treinta piezas de plata del pago al apóstol traidor, en este caso será un chute de heroína. Murdock vive una anodina vida que sólo mitiga dando rienda suelta a su rabia cuando se torna en Daredevil, que además le permite salir de las tinieblas de su ceguera mediante un radar cerebral, con el que puede “ver” a modo de un biosonar, que no es más que uno de los sentidos que se vieron agudizados por la carga radioactiva que derramó el camión y lo dejó ciego mientras pretendía evitar un atropello, cuando era apenas un adolescente. Kingpin comienza su venganza infernal poco a poco, sádicamente, sumiendo al hombre en un declive casi definitivo, y digo al hombre y no a su alter ego heroico, porque es contra él contra quien se dirigen los ataques del malvado. Las conexiones de Kingpin con las altas esferas corruptas de la ciudad, lo ayudaran a tejer su plan. Murdock pierde su casa, Hacienda le bloquea las cuentas corrientes, además utilizan a un antiguo amigo policía para acusarlo de soborno.

El álbum de Panini, cuya primera edición es de 2010, además del prólogo y la introducción citados, se compone de los siguientes capítulos de la serie publicados originalmente en Estados Unidos, entre febrero y agosto de 1986:

“Apocalipsis” (Daredevil#227 USA), “Purgatorio” (Daredevil#228 USA), “Paria” (Daredevil#229 USA), “Renacimiento” (Daredevil#230 USA), “Salvado” (Daredevil#231), “Dios y patria” (Daredevil#232 USA), “Armagedón” (Daredevil#233 USA). También incluye una entrega que no corresponde a la saga de Born Again, pero así podemos disfrutar de todos los cómics de Daredevil donde colaboraron Frank Miller y David Mazzucchelli. El capítulo se publicó en enero de 1986: “Guerreros” (Daredevil#226). El volumen se cierra con un epílogo del historietista, crítico y guionista Santiago García, y con unos estupendos bocetos a lápiz de algunas páginas del tebeo. La traducción es de Raúl Sastre, y la realización y rotulación corre a cargo del Estudio Fénix.


UN HOMBRE SIN ESPERANZA ES UN HOMBRE SIN MIEDO

Cuando Kingpin comprueba que la degradación moral y el castigo físico no pararan a su antagonista, reflexiona con estas palabras: “…Pero ahora es algo más..., siempre lo fue. Ya que le he enseñado que un hombre sin esperanza es un hombre sin miedo”. En estos tiempos de estafa económica, de desahucios, de paro, de refugiados y de criminalización de la protesta y la disidencia, la moraleja, extendida a todo un pueblo que sufre, está más vigente que nunca. En fin, Frank Miller nos muestra al hombre, más que el superhéroe, o al héroe dentro del hombre, y con la narrativa del género negro, para unos abre infinitas posibilidades al personaje, para otros éste sería el techo, ustedes juzguen. De hecho, en 2011 se relanzó la serie con guión de Mark Waid y dibujos de Paolo Rivera. Despojando de todo pesimismo, negrura y sordidez a las historias, se redefinió al personaje haciendo hincapié en la mera aventura y resaltando los superpoderes del típico y tópico superhéroe con mallas. Toda tebeoteca que se precie debería tener Born Again, obra imprescindible.

Publicado en revista Rambla y Público.es

Tres ejemplos de artículos sobre cómics en este blog, pero hay más:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada