lunes, 20 de abril de 2015

“Los internados del miedo” (documental completo)


Por: Javier Coria

Hasta bien entrada la democracia, miles de niños y niñas continuaban encerrados en internados.

Colegios religiosos, orfanatos, preventorios antituberculosos o centros de Auxilio Social se convirtieron en una especie de prisión para estos niños. Allí sufrieron abusos físicos, psíquicos, sexuales, explotación laboral o prácticas médicas dudosas. Hoy se destapa este pasado oculto y silenciado. A diferencia de países como Irlanda, que han reconocido los malos tratos a niños bajo tutela de estas instituciones, en España estos abusos no han sido nunca juzgados ni reparados.

Ser hijo de madre soltera, pobre, con padres en prisión por motivos políticos o con algún familiar enfermo de tuberculosis era motivo suficiente para que un niño o una niña fueran internados en un centro religioso o del Estado. La duración de la estancia era variable, pero para muchas criaturas estos centros se convirtieron en auténticas cárceles donde estuvieron encerradas desde el nacimiento hasta la mayoría de edad.


Palizas, violaciones, trabajo esclavo y vejaciones convirtieron en una pesadilla en la infancia y la adolescencia de miles de criaturas, y no sólo durante los primeros años del franquismo. La Transición llegó tarde (una vez más) a muchos de estos internados y los abusos continuaron hasta bien entrada la democracia.

El régimen franquista invirtió pocos recursos en asistencia, pero explotó la beneficencia con finalidad propagandística dando la imagen de una atención exquisita a estos niños. Pero la realidad era bien distinta. Las criaturas recibían caridad a cambio de adoctrinamiento y a menudo sufrieron unos malos tratos que excedían lo que se pudiera considerar normal para los castigos de la época.

Los malos tratos no eran, por suerte, una práctica generalizada, pero sí demasiado frecuentes. Tampoco tenían lugar exclusivamente en centros religiosos, ya que muchas víctimas sufrieron los abusos en centros dependientes del Estado. A las tensiones morales y la hipocresía de la época, se añadía la impunidad de abusar de unas criaturas que difícilmente podían denunciar nada.

Las secuelas de los abusos han perseguido toda la vida aquellos niños. Ahora, ya adultos, han decidido abrir el cuarto oscuro de la memoria y denunciar unos hechos que en otros países, como Irlanda, han merecido la condena del Estado y de la Iglesia.


La mayoría de protagonistas del documental no confían en la justicia española y por ello se han añadido a la Querella Argentina contra los Crímenes del Franquismo que ha abierto en Buenos Aires la jueza María Servini de Cubria. Mientras tanto, han confiado su relato al programa Sense Ficció de TV3, en unas entrevistas que para muchos han sido la reparación que les niegan las instituciones.

"Els internats de la por" es un documental dirigido por Montse Armengou y Ricard Belis, que cierra la trilogía sobre la infancia como víctima del franquismo, iniciada con "Los niños perdidos del franquismo" (2002) y "¡Devuélveme el hijo!” (2012).

Aquí documental completo: http://goo.gl/vVONIi

No hay comentarios:

Publicar un comentario