martes, 24 de marzo de 2015

"Cançó de carrer”



Quan tindré cinquanta anys
no vull ser com el pare,
cansat i sense fer renec o riallada,
treball embrutidor,
futbol cada diumenge,
el tuti al cul d'un bar,
tabac de vuit pessetes.
La televisió
que ofega la paraula;
i banys en un mar brut
quan vénen les vacances.
La mare un escarràs,
la plaça i la neteja.
I els meus germans petits,
escoles de mals mestres.
Quina buidor!
Potser només viuen de veres
els qui moren matant
al carrer o a la guerra.
Apòstols i cabdills:
llenceu el crit d'alarma!
Savis, tècnics, obrers
forceu les vostres màquines.
Genis de totes les arts
embelliu la croada.
Homes, dones, infants,
de tota llengua i raça
i els mísers i els vençuts
ramada innumerable.
espereu i engrossiu
el clam que ens agermana.
Encara hi som a temps,
encara, encara, encara.
Destruirem un món
estúpid i sense ànima.
Cavem els fonaments
d´una vida més alta.

Letra de un poema de Joan Oliver (Pere Quart), música de Ramón Muntaner.

Nota: Luego, Ramón Muntaner, cuyo pelo y timbre de voz hizo que durante un tiempo (años, muchos) su nombre de pila me fuera adjudicado como “nombre de guerra”, y a los más jóvenes esto le sonará a chino, pues digo, que el tal Ramón (brillante cantando) pasó del canto revolucionario a ser el máximo responsable de la SGAE. Durante su mandato declaró que las críticas a la citada sociedad era el reflejo de la “ignorancia del pueblo español”. Luego vinieron los casos que demostraron que quien robaba a los creadores de contenidos culturales estaban dentro de la propia entidad de gestión. Como dice la canción: Encara hi som a temps, encara, encara, encara. Destruirem un món estúpid i sense ànima. Cavem els fonaments d´una vida més alta.

Canción de calle


Cuando tenga cincuenta años
no quiero ser como mi padre
cansado y sin blasfemar ni reírse
Trabajo embrutecedor
fútbol cada domingo
el tute en el culo de un bar
tabaco de ocho pesetas.
La televisión
que ahoga la palabra
y baños en un mar sucio
al llegar las vacaciones
La madre una mula de carga
el mercado y la limpieza
y mis hermanos pequeños
escuelas de malos maestros
¡Qué vacío!
Quizás sólo viven de veras
los que mueren matando
en la calle o en la guerra
Apóstoles y caudillos
lanzad el grito de alarma
Sabios, técnicos, obreros
forzad vuestras máquinas
Genios de todas las Artes
embelleced la cruzada.
Hombres, mujeres, niños
de toda lengua y raza
y los míseros y los vencidos
rebaño innumerable
esperad y aumentad
el clamor que nos hermana
Aún estamos a tiempo
Aún, aún, aún
Destruiremos un mundo estúpido y sin alma
Cavemos los cimientos de una vida más alta

Traducido por Annabel Díez

No hay comentarios:

Publicar un comentario