viernes, 14 de febrero de 2014

LOS RECORTES SALARIALES EN EL GRUPO Z


Por Javier Coria

Los trabajadores de Grupo Z, que incluye cabeceras periodísticas como El Periódico de Catalunya, Sport, Tiempo, Woman y la veterana revista Interviú, llevan tiempo movilizándose para impedir que, tras sufrir un ERE temporal y rebajas salariales pasadas, ahora les quieran volver a rebajar el sueldo por decreto en un 33%, sumando todos los recortes. Amparándose en los procedimientos legales de la reforma laboral del PP, y según los miembros de los comités de empresa, la dirección del grupo quiere hacer recaer en los trabajadores la mala gestión de un equipo presidido por Antonio Asensio Mosbah, hijo del fallecido fundador Antonio Asensio.

Los recortes salariales son justificados por la empresa por problemas de tesorería, derivados del vencimiento de los créditos solicitados a los bancos y por el pago de las cuotas de unas actas fiscales que corresponden a impuestos no pagados por la actual dirección del grupo, entre los años 1991 y 1995. Los trabajadores denuncian que esa irresponsabilidad de la empresa, no es justo que la paguen ellos.

SE ROMPEN LAS NEGOCIACIONES

El pasado sábado, 1 de febrero, La empresa, unilateralmente y por sorpresa, rompió las conversaciones que mantenían con los representantes de la plantilla, representantes que anunciaron acciones legales y posibles movilizaciones por la defensa de los derechos laborales de 700 trabajadores y por el futuro de sus respectivas cabeceras. El 6 de febrero, empresa, trabajadores y el mediador propuesto por la Generalitat, volvieron a la mesa de negociación pero, ante la posición intransigente de la dirección que se mantiene en rebajar los sueldos en el porcentaje ya dicho, fuentes de la plantilla nos han declarado: “Los comités hemos planteado nuestra propuesta final que supone prorrogar los acuerdos de rebaja vigentes en cada uno de los convenios colectivos, más una reducción de masa salarial en torno a los 4 millones de euros anuales, teniendo en cuenta las salidas voluntarias y un expediente de regulación temporal de empleo (…), el resto del esfuerzo debe ser asumido por la propiedad y el personal de fuera de convenio, así como por los bancos acreedores y hacienda”. Los comités de empresas de las diversas cabeceras han pactado un plan de viabilidad que han llamado. “Entre Todos”. En dicho plan se recogen 36 medidas que van desde la reducción de gastos y cargas financieras renegociando con bancos y hacienda, hasta proyectos de futuro para El Periódico, Sport y revistas. Así como la mejora de la explotación comercial en los nuevos formatos digitales y de telefonía móvil. En este plan también se recoge una cosa importante, y es proponer un calendario de pagos de la deuda contraída por Zeta Audiovisual con el resto del grupo.

Y ante todo esto, la dirección se enroca en sus posiciones. De seguir así, si la empresa desoye al moderador y a los representantes de los trabajadores, nos dicen las fuentes consultadas que harán protestas y llevaran el conflicto a la calle. El pasado mes de enero ya hubo concentraciones delante de la sede del Grupo Z en Madrid, así como una huelga de firmas de los artículos y fotos. En El Periódico de Catalunya, los días “sin firmas”, contaron con la adhesión de conocidos columnistas, como Jordi Évole, Ignacio Escolar, Ramón Lobo o Silvia Cóppulo, y de los escritores Josep María Fonalleras, Emma Riverola o el asesor de comunicación Antoni Gutiérrez-Rubí, pero otros prefirieron no contestar a las peticiones de solidaridad que se les hicieron en las redes sociales, según informó Mèdia.cat.


LOS CULPABLES DEL #ASENSIAZO

En la web stop-recortes-grupozeta.com se señalan a los 12 culpables de esta situación, según los autores de la misma. Aquí les copiamos el texto de los 6 primeros:

Antonio Asensio. Después de una etapa de rodaje tutelado al frente de Grupo Zeta tras la muerte de su padre y fundador de la compañía, Antonio Asensio Mosbah asumió la presidencia bajo la batuta de la banca acreedora. En su currículum se encuentra un expediente de regulación de empleo (ERE) para despedir a 500 empleados presentado el último día de 2008, la negociación de un crédito sindicado con unas condiciones leoninas y posteriores recortes de salario y plantilla en la mayoría de las empresas. En vísperas de Navidad ha abrazado la reforma laboral y ha puesto en marcha una rebaja salarial por decreto y se niega a rebajar las rentas que obtiene de las empresas en forma de alquileres o a hacer una ampliación de capital. Su única solución es volver a romper la hucha de los trabajadores y seguir aumentando su fortuna en la sociedad de inversión familiar. Mantiene una deuda millonaria con Grupo Zeta debido a su productora de cine Zeta Cinema.

Juan Llopart. Tiene un conocido y amplio historial como reestructurador de sociedades por encargo. Situado en la órbita de CaixaBank, es el enlace entre Asensio y los bancos acreedores que ha puesto en marcha en férreo control financiero excluyendo algunas partidas como las retribuciones de la alta dirección, que se niegan a declarar en el registro mercantil. Es uno de los imputados en la investigación del desfalco de Bankia, banco del que formó parte como uno de los hombres de confianza de Rodrigo Rato.

Conrado Carnal. El director general del grupo inició su andadura en el grupo como responsable financiero justo en el momento en el que se gestaron algunos de los problemas que hipotecan ahora el futuro de la compañía. Aunque las actas fiscales nacieron por el impago de impuestos en los 90, Carnal se encontraba en la cúpula de Zeta en los años en los que se recurrió la sanción y se fue creando una pelota de deuda. En esta ocasión, Carnal ha rechazado que sea posible que los bancos, Hacienda, Asensio y los directivos hagan más esfuerzos, por lo que ve a los empleados como los únicos paganos.

Juan Alegre. El director del área de prensa fue uno de los que sacaron tajada de los años de vacas gordas en El Periódico de Catalunya. Posteriormente dio un portazo al Grupo Zeta y fue de director general a ADN, que cerró hace unos años, y duró un año y medio en Ara antes de volver a Zeta para desplazar a Enrique Simarro. Ha dejado sin efecto el plan de mejoras al que se comprometió su antecesor en el cargo con el comité intercentros de El Periódico.

Joan Solà. El actual gerente de Ediciones Primera Plana es uno de los directivos que han ascendido más rápidamente. Actúa de mano derecha de Alegre y ha defendido como el que más en algunas reuniones con el comité la necesidad de rebajarnos los sueldos, un objetivo y unas formas que chocan con el ideario de Esquerra Republicana, partido por el que es concejal en Sant Llorenç de Savall.

Josep María Casanovas. Uno de los creadores y fundador del diario Sport, ha ejercido de editor durante 33 años y pese a haber vendido el paquete accionarial mayoritario a Grupo Zeta a inicios de los 90, el diario ha sido siempre su cortijo particular que ha utilizado a conveniencia. También a la hora de descapitalizarlo, concediendo generosas indemnizaciones a sus ‘amigos’ incluso cuando éstos se han ido por voluntad propia y no les correspondía compensación alguna. Ahora, jubilado como asesor editorial, sigue prestando servicios a quienes le permiten mantener su estatus de puertas afuera.

En fin, mientras todo esto pasa, El Periódico cerró el año 2013 con un incremento de ventas en quioscos de un 7,9%, según recogió el rotativo catalán a grades titulares en su edición en papel y digital, titulares que parecen no leer sus directivos. Y Asensio sigue desaparecido… Nuestra más sincera solidaridad con los compañeros, en estos tiempos difíciles para todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario