lunes, 3 de diciembre de 2012

SAN CARLOS Y OTROS RELATOS INÉDITOS (JULIO VERNE)



- ¿Ha llegado Jacopo?

- No. Hace dos horas que tomó el camino a Cauterets; pero debe haber hecho grandes rodeos para explorar los alrededores.

- ¿Alguien sabe si el bote del lago de Gaube es aún conducido por el viejo Cornedoux?

-Nadie, capitán; hace tres meses que no hemos ido al valle de Broto  -respondió Fernando-. Estos infelices carabineros conocen todas nuestras guaridas. Ha sido necesario abandonar los caminos habituales. Después de todo, ¿qué gruta o cueva de los Pirineos les son desconocidas?

- Eso es cierto -respondió el capitán San Carlos-, pero aun cuando este país me haya sido completamente desconocido, era imposible permitirme cualquier vacilación. Del lado de los Pirineos orientales, fuimos perseguidos día y noche, y expuestos a innumerables peligros, por medio de artimañas que casi no podían ser puestas en práctica, apenas reuníamos nuestro sustento para la jornada. Cuando uno se juega la vida, es necesaria ganársela; allá abajo no teníamos nada más que perderla. ¡Y este Jacopo que no acaba de llegar! ¡Eh, ustedes! –dijo, dirigiéndose hacia un grupo compuesto por siete u ocho hombres recostados a un inmenso bloque de granito.

Los contrabandistas interpelados por su jefe se volvieron hacia él.

- ¿Qué quiere usted, capitán? -dijo uno de ellos.

- Ustedes saben que se trata de hacer pasar inadvertidos diez mil paquetes de tabaco prensados. Es dinero contante. Y encontrarán bien que el fisco nos deje esta limosna.

- ¡Bravo! -dijeron los contrabandistas.

- Abandonamos Jaca sin grandes penas, y gracias a nuestra lejanía del camino de Zaragoza que hemos tomado por la derecha, llegamos esta mañana a Sallent de Gallego. Allá, se nos repartieron libremente las mercancías en diferentes sacos. Hemos llegado al valle de Broto; aun cuando esos parajes estuviesen plagados de hombres vestidos de verdes, hemos podido atravesar la frontera de Francia, y estamos aquí a un día de Catarave donde, en efectivo, seremos retribuidos con buenos sonoros escudos.

- En marcha entonces -dijeron los más dispuestos de la banda.

- Paciencia -dijo San Carlos. Nos queda por hacer lo más difícil. Estamos acampados a dos leguas de los lagos de Arastille y de Gaube, quedando la ruta a Cauterets a nuestra izquierda. Si llegamos a esos lagos, despistaremos fácilmente a los carabineros que nos persiguen. Conozco por allá una embarcación conducida por un tal Cornedoux, que le jugaría más de una mala pasada, y en algunas horas les haremos perder nuestras huellas entre los bosques de Geret…

Esto se anima, hace años que venimos anunciando que Julio Verne aún tiene mucha obra inédita en castellano, por ejemplo, casi todas sus narraciones cortas. Ahora Erasmus edita tres cuentos inéditos -San Carlos, es uno de los pocos personajes españoles en las obras de Verne- y una nueva traducción de textos descatalogados. La traducción corre a cargo de un amigo que ya conocen los habituales de este blog, se trata del cubano Ariel Pérez.

Sinopsis

Ampliamente traducido y publicado en España, Julio Verne, el creador de los "Viajes extraordinarios", no deja de sorprender y se guarda algunos ases bajo la manga para delicia de sus lectores. Las tres historias inéditas en castellano que aquí publicamos son narraciones escritas en su juventud mostrando a un Verne satírico que habla de un marqués en busca de esposa; clásico, cuando desarrolla la historia de un convicto que alcanza la redención a lo Jean Valjean; y creativo, cuando describe el invento que un contrabandista español utiliza para evadirse de la persecución de los aduaneros franceses. El libro incluye, además, tres textos poco conocidos de Verne, raros y descatalogados, beneficiándose de una nueva traducción que repone los pasajes eliminados y las deficiencias de las anteriores ediciones.

2 comentarios:

  1. Ni idea de estos escritos, como todos, creo que solo conocemos una parte muy pequeña de la obra de Verne, gracias por ayudar a su difusión, con este autor me inicié en la lectura.

    ResponderEliminar
  2. Grande Ariel, ya era hora que empezara a publicar en España.

    ResponderEliminar