miércoles, 24 de octubre de 2012

LA VÍCTIMA QUE PERDONÓ A SU TORTURADOR



OBITUARIO

ERIC LOMAX, LA VÍCTIMA QUE PERDONÓ A SU TORTURADOR

Narró su terrible experiencia como prisionero de los japoneses durante la II Guerra Mundial en un libro


Por Joaquín Pi Yagüe

18-10-2012

La etapa de la vida de Eric Lomax transcurrida durante la II Guerra Mundial no tiene nada de particular respecto a las biografías de otros soldados aliados que pasaron por los campos de prisioneros japoneses en Extremo Oriente salvo por la particularidad de que se reencontró varias veces con uno de los máximos responsables de su sufrimiento durante su reclusión, a quien acabó perdonando. El protagonista de esa atípica historia murió el pasado 8 de octubre a los 93 años.

Los pormenores de tan inaudita reconciliación se narran en The Railway Man, el libro de memorias de Lomax, publicado en 1995 y que se ha tomado como referencia para producir una película con el mismo título que se estrenará el próximo año. Nacido a las afueras de Edimburgo en 1919, Eric Lomax se enroló en el Ejército británico como oficial experto en señales al estallar la segunda contienda mundial. Enviado a Singapur, fue apresado por los japoneses en 1942 y enviado a la prisión de Changi. En su estancia en la cárcel consigue fabricar junto a otros compañeros una radio con la esperanza de recibir noticias sobre los progresos de los aliados en la guerra. Durante un traslado de presos en el que se encuentra incluido, consigue introducir la radio en una lata de galletas y sacarla de la cárcel eludiendo los controles de los carceleros.

The Railway Man se estrenará el año próximo, protagonizada por Colin Firth y Nicole Kidman y dirigida por Jonathan Teplitzky

Los reclusos llegaron a Kanchanaburi, en Tailandia, después de un largo viaje hacinados en un tren de mercancías. Allí pasarán largas jornadas de trabajos forzados construyendo la línea ferroviaria entre Siam y Burma. Los japoneses terminaron por encontrar la radio fabricada por Lomax. Pese a que este argumentó que el propósito del aparato tenía una finalidad informativa y no militar, fue acusado de espionaje y entonces empezó el verdadero calvario: primero lo mantuvieron expuesto al sol durante horas, después le introdujeron la cabeza en una bañera varias veces y lo apalearon con el mango de un pico hasta romperle las costillas y los dos brazos. En aquellas sesiones Lomax tuvo un intérprete que traducía para él las preguntas de sus interrogadores intercalando entre ellas amenazas de muerte: era Takashi Nagase, con quien luego se reconciliaría.

Después de la guerra el exoficial británico trató de rehacer su vida. Dejó el trabajo como telegrafista al que se había incorporado para trabajar en el Servicio Colonial de Costa de Oro (actual Ghana) construyendo una presa. Tras la experiencia probó fortuna en el periodismo redactando artículos sobre ferrocarriles para el Telegraph y dio clases en la Universidad de Strathclyde. Pese a llevar una vida activa que lo mantenía ocupado, las pesadillas y los ataques de pánico por la experiencia en Tailandia continuaron y se agudizaron cuando se jubiló. En 1982 empezó a acudir al psicólogo y entró en contacto con la Fundación para la Atención a Víctimas de la Tortura.

La sorpresa de Lomax fue mayúscula cuando un antiguo compañero de cárcel le mostró un recorte del Japan Times donde se recogía que un antiguo interrogador japonés Takashi Nagase se había dedicado desde el final del conflicto a localizar a antiguos cautivos a los que ayudaba a localizar las tumbas de los presos asesinados. Nagase afirmaba que todas las víctimas con las que entró en contacto lo habían perdonado. La esposa de Lomax envió una carta a Nagase diciendo que no todos lo habían hecho porque a su marido no le había pedido disculpas. El nipón respondió con otra misiva donde manifestaba su deseo de encontrarse con su antigua víctima. Los dos hombres acordaron un encuentro que se produjo en 1993 en un lugar tan evocador para ambas partes como el puente del río Kwai, construido por los prisioneros. Cuando se reunieron, Lomax vio a un hombre desecho que, entre temblores y sollozos, no paraba de pedirle disculpas.

Acordaron reunirse otra vez en 1998, cuando Nagase manifestó que creía que no viviría mucho más. El japonés no estaba seguro de que su víctima lo hubiese perdonado, pero el escocés siguió manteniendo la misma postura que dejó escrita en la página habilitada por The Forgiveness Project: Después de nuestro encuentro me sumí en un estado de paz y determinación. El perdón es posible cuando alguien está preparado para aceptar la disculpa.

FUENTE: El País

FOTO: Eric Lomax, antiguo prisionero aliado. / JOE PAYNE (AP)

1 comentario:

  1. Es curioso como el PP continúa insistiendo que no es necesario limpiar la memoria histórica con la negación sistemática de la barbarie.

    ResponderEliminar