viernes, 9 de marzo de 2012

SE NOS FUE A PINTAR EL ARCO IRIS



El pasado día 5 falleció la pintora sevillana Pepi Sánchez, esposa de un gran amigo y maestro, el novelista y teórico literario Manuel García Viñó. Sirvan estas imágenes como homenaje a una gran señora del arte. Descanse en paz.

JUGANDO A LA PELOTA

Pepi Sánchez nació en Sevilla en el año 1930. A los nueve años empezó a pintar por afición; y a los 12, gracias a una especial dispensa, fue admitida en la Escuela de Santa Isabel de Hungría, de su ciudad natal.

Artista adscripta al surrealismo, fue la primera mujer pintora que hizo en Sevilla eso que se llama “arte moderno”.

Viajó luego por toda Italia, Francia, Inglaterra y Escocia, y, por supuesto, España (ya sea a través de alguna beca, venta de sus primeros cuadros o de algún premio). Apenas salió de la Escuela expuso su obra “Visitación” en la exposición conmemorativa del décimo aniversario de la fundación de dicha institución, y obtuvo el primer premio.



Participó con varias obras en la I, II y III Bienal de Arte, celebradas en Madrid, La Habana y Barcelona. Realizó exposiciones individuales en Oporto, Madrid y Sevilla. Participó en la Missão Internacional de Arte -junto a artistas de Francia, Bélgica, Portugal, Estados Unidos, Finlandia y Noruega-, celebrando una exposición en Póvoa de Varzim (Portugal).

En total ha realizado más de 25 exposiciones individuales hasta 1981, y su obra fue seleccionada para representar a España en numerosas exposiciones colectivas realizadas tanto en Europa, América y Arabia Saudí. Entre los premios que obtuvo están el Premio Rábida 1955 y Bolsa de Viaje de Educación Nacional.



Su obra se caracteriza por composiciones de gran tamaño, “con un sentido mural”. Y en sus lienzos los temas son variados, aunque toca con frecuencia temas de niños y religiosos.

Su obra se encuentra presente en las más prestigiosas colecciones privadas de España y el extranjero, y en los siguientes museos y colecciones públicas:

Pepi Sánchez  y su esposo, M. García Viñó -en primer término-, junto a Juan Ignacio Ferreras. Foto de M. García-Viñó Sánchez


-Museo Nacional Español de Arte Contemporáneo

-Museo de Arte Contemporáneo de Toledo, de Sevilla, de Villafamés, de Elche, de Granada

-Museo Nacional de Artes Decorativas


-Museo Etnográfico de Povoa de Varzim

-Museo Internacional de Arte de Guinea Ecuatorial

-Escuela de Estudios Hispanoamericanos de Sevilla

-Ateneo de Madrid

-Instituto de Educación Física, Ministerio de Educación y Ciencia

-Caja de Ahorros de Córdoba

FUENTE DE LA BIOGRAFÍA: Artespain

16 comentarios:

  1. Manuel García Viñó9 de marzo de 2012, 14:34

    Querido Javier: me ha hecho llorar, pero no te puedes figurar cuánto te lo agradezco: Hay trances en la vida para los que no hay otro consuelo que estar rodeado de buena gente. Mi mayor abrazo, Manuel

    ResponderEliminar
  2. No la conocía, y lo que aqui muestras de su obra me parece precioso.

    Gracias por descubrirmela y mis condolencias a su familia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. A mí esas piezas que son pinturas con volumen me encantan.

    ResponderEliminar
  4. Javier:

    Me has hecho renacer la tristeza de la muerte de Pepi, a la que no hacía mucho tiempo que había visto aún viva. Era una de las mujeres más dulces que he conocido. Era una maravilla en todo, y si algún defecto le puedo marcar, es que fue la que me presentó a mi actual mujer. Nadie es perfecto (me atrevo a decirlo, porque nunca le han molestado mis humoradas)
    Un abrazo, Javier

    Arturo Seeber Bonorino

    ResponderEliminar
  5. Un abrazo, Arturo, vigila que Manuel no deje de escribir.

    ResponderEliminar
  6. Un afectuoso abrazo para Manuel.

    ResponderEliminar
  7. Se nos fué una gran persona,una gran mujer y una gran artista.Ella,que consiguió hacer hablar a las piedras nos siguirá diciendo eternamente a través de ellas y de sus cuadros, cosas bellas y delicadas del mundo maravilloso de su imaginación-Gracias,Pepi

    A- Núñez Aguilar

    ResponderEliminar
  8. Mi más sentido pésame a la familia, bonito detalle.

    ResponderEliminar
  9. Gracias Javier por compartir esta pincelada de una artista que yo no conocía y que, a partir de ahora, tendré muy presente pues se trata de la persona más querida de Manuel García Viñó, el alma de la Fiera Literaria y para mí, un gran amigo.

    Y desde aquí, un beso enorme para ti, Manuel. Y que sepas que allá donde está ahora Pepi, por muy lejos que te parezca, sigue estando a tu lado :)

    Un saludo desde mi Madrid del alma,
    Mayrit

    ResponderEliminar
  10. Patricia G. Viñó12 de marzo de 2012, 9:17

    Gracias a todos, especialmente a tí Javier , por este bonito homenaje a mi madre.
    Quien la conoció sabe lo grandísima pintora que fue, tan atípica, con tal ausencia de ego y tanta humildad, que vivió como algo normal que no se la reconociera como nosotros sabemos que se merecía.
    Pero la pintora genial se me hace pequeña ante su grandeza como madre, como mujer, como persona.
    Quienes quizás piensen que exagero es que no la conocieron.
    Gracias de nuevo.
    Patricia

    ResponderEliminar
  11. En la monografía que escribió sobre la pintura de Pepi, allá por los años 70, dijo el gran escritor rumano Vintila Horia: "Encontrar un equilibrio salvador en medio de un mundo enfermo de desequilibrios es lo que busca Pepi".

    ResponderEliminar
  12. Abrazos a los familiares, mis condolencias. Y... ¡adelante a los "fieras"!

    ResponderEliminar
  13. Mónica García-Viñó13 de marzo de 2012, 0:32

    Muchas gracias, Javier. Siguiendo lo que dice mi hermana, mi madre rompía ese estereotipo de que un artista, para ser grande, tiene que ser egoísta. Ella pudo dejar esa obra maravillosa y abundante que ha dejado, prueba de su increíble talento, sin descuidar nunca a los que la rodeábamos.

    ResponderEliminar
  14. Lo , dicho, no hay de qué, Mónica. Besos.

    ResponderEliminar
  15. Evelina Sánchez-Albornoz14 de marzo de 2012, 9:01

    Gracias Mónica por hacerme llegar este blog y poder admirar un poco más la obra de tu madre.Es impactante y rezuma arte,tremendo mundo interior.Lo poco que la conocí me basta para coincidir con los que hablan de su dulzura,su entrega y amor,mucho amor.Qué orgullo haber sido su hija!Qué maravilla haber estado a su lado!Qué privilegio haber recibido sus cuidados y su mirada!Qué fortuna conocer a la artista y aprender a ver la vida a través de sus ojos,bondadosos,chispeantes,imaginativos.El universo nos regala cada tanto con seres como Pepi.Estuvo repartiendo amor sin parar,ahora le toca descansar pero su obra queda aquí,sus cuadros,sus hijos,su familia.Besos y abrazos

    ResponderEliminar