miércoles, 21 de marzo de 2012

MAN RAY - EMAK-BAKIA (1926)



“Emak-Bakia” (“Déjame sola” en euskera) es un cinepoema del fotógrafo Man Ray que tiene por protagonista a su amante, la modelo Kiki Montparnasse (aparece a partir del minuto 3, 50, no desesperen). Emmanuel Rudnitky (1890-1976), conocido artísticamente como Mar Ray, fue un fotógrafo, cineasta, escultor y pintor dadaísta norteamericano.  En 1921 se trasladó a París, donde trabajó en la moda y como retratista, a la vez que realizaba su propia producción artística que, además de las disciplinas citadas, también abarcaron el diseño gráfico y la tipografía. En 1924 conoció a André Breton y abrazó la causa del surrealismo siendo considerado el fotógrafo surrealista por excelencia. En 1940 tuvo que huir de París tras la ocupación nazi y se estableció en Hollywood (California). Una de sus asistentes y discípulas fue la interesante Berenice Abbott, de la que, incomprensiblemente, aún no he hablado en este bog. En la película  está todo el mundo iconográfico de Man Ray, con sus dobles exposiciones, las  solarizaciones (el endemoniado “efecto Sabattier”, que tantos quebraderos de cabeza me dio en mi época de estudiante autodidacta de fotografía) y los llamados fotogramas (Rayogramas, para Man Ray), que no son otra cosa que poner objetos directamente sobre el papel sensible para, sin la ayuda de una cámara y utilizando la luz de la ampliadora o una lámpara, impresionar siluetas y sombras. En fin, denle al vídeo, ponga la pantalla completa, conecten los altavoces y a disfrutar, las palomitas son opcionales.

© JAVIER CORIA

6 comentarios:

  1. Entre tanta mortadela que hay en la red, a veces se encuentra un buen jamón de Jabugo como su blog. Veo que el vídeoarte viene de lejos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias! Nunca me han dirigido un símil charcutero tan elogioso. Siguiendo con la chacinería, tengo una amiga bloguera que me llama guarín, que es un lechoncito. La Rubia, ante mi elegante y brioso caminar, me dice que tengo un trote cochinero. Un anónimo, cabreado por unas fotos de un mausoleo que hice hace 19 años, me deja comentarios amenazantes (que borro), pero el último era: “A todo cerdo le llega su San Fermín”. Pasando por alto que al pobre de San Martín le han quitado protagonismo en el refrán, me preocupa la inquina porqueril hacia mi persona. Les prometo que la foto de mi perfil me cogió en un día malo, que ahora estoy hecho un figurín, palabra.

    ResponderEliminar
  3. Ya sabe que lo mío es con cariño. Y,sí, La Rubia lo confirma: Muchííííísimo mejor en persona. Lo siento, querido, se lo he dicho muchas veces: quite esa "afotico" que parece un "cochino blanco" (con perdón) y no le hace justicia. ¡Ay, esos rizos!
    Y lo del "trote cochinero", lo mantengo, no se "pué" pasear con usted, acaba una "derrengaíta".
    Y disculpe el habla, hoy estoy flamenca... el Sur.

    ResponderEliminar
  4. Tiene usted razón, ya sabe, yo lo que diga La Rubia.

    P.D.: Acabo de escuchar a una insigne escritora, que ha titulado su última novela con una referencia a Verne, para tentarme, porque sabe que yo no la leo, pues digo que en una entrevista en la Cadena SER Radio ha soltado la siguiente perla: “La calle estaba llena de cadáveres muertos”. ¿Alguien conoce la existencia de cadáveres vivos?... Sin palabras me tiene, eso unido sus “laísmos” continuos y lo mal que habla, me pregunto: ¿Se puede escribir bien cuando se habla tan mal?

    ResponderEliminar
  5. Claro, querido, el trabajo de los correctores y de los que "negrean" novelas de otros a sueldo de las editoriales, hay que decirlo, hacen un estupendo trabajo, se lo digo por experiencia.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta lo de "negrear", se lo voy a copiar. En Bolivia "negrear" es coquetear con dos o más mujeres a la vez y no estar loco. Sobre el asunto, ahora me dirá que el éxito de ventas "La catedral del mar" fue casi reescrito por completo en la Escuela de Letras del Ateneo de Barcelona y, aún así, les salió un tostón...

    ResponderEliminar