martes, 17 de enero de 2012

LA SENDA TRAZADA


Alfonso Heredia es un periodista gráfico que atraviesa una mala racha económica y personal. Casi por casualidad llega a sus manos un viejo libro con extrañas sentencias en caracteres góticos, y cuando lee en el periódico el fallecimiento del papa, cae en la cuenta de que el texto revelaba las circunstancias de la muerte del Santo Padre. Al examinar el libro con más atención descubre que se trata de un escalofriante obituario sobre personajes de toda condición y nacionalidad, predicciones de muertes que todavía no han ocurrido. Pronto le asaltará la duda de si utilizar con fines filantrópicos o egoístas ese sorprendente conocimiento, que muchos desearían poseer a cualquier precio…

La novela tuvo el honor de ser galardonada el pasado mes de noviembre con el XX Premio Internacional de Novela “Luis Berenguer” 2010. Una atípica y peculiar historia de intriga en la que a partir de un recurso narrativo de carácter fantástico —la interpretación de un misterioso libro cuyo contenido imposible escapa a toda lógica— plantea una trepidante aventura en la que, de la mano de su protagonista, seremos conducidos a una inquietante reflexión sobre el aparente azar que rige nuestras vidas y nuestra supuesta capacidad de libre albedrío. La senda trazada juega con la idea de que el puñado de hechos, palabras y elecciones que determinan casualmente nuestra existencia no siempre son elementos arbitrarios sino que forman parte de un plan delineado. "En la historia, se parte de la idea de que lo que ocurre en nuestras vidas no es aleatorio, sino que sucede porque forma parte de un propósito. La novela plantea en qué medida facilitaría nuestra existencia el conocer de antemano qué es lo que va a suceder. Y se reflexiona, a partir de las experiencias y pensamientos del protagonista, sobre la disyuntiva moral que supone decidir aprovechar ese conocimiento previo en beneficio propio o no y el precio a pagar por nuestra elección".

De ella han dicho:

“…Lejos de conformarse con escribir una novela de intriga con manoseadas formas y previsibles fondos, Pedro de Paz da un revolcón al género y construye un suculento personaje destruido en un mundo profesional que se derrumba, un perdedor que se juega el alma a todo o nada en la ruleta rusa del destino. Hagan juego, señores.” (Tino Pertierra, “La nueva España” –

“Una obra maestra de la literatura universal” (Paul Auster. Bueno, cierto es que no lo dijo exactamente de esta novela sino de otra, pero…)

“Pero qué buena, so cabrón…” (Carlos Salem. Bueno, éste tampoco cuenta demasiado porque es amigo…)

“Aún no la he leído” (crítico de guardia”)

1 comentario:

  1. Yo esta novela la viví al límite como Alfonso Heredia, y la guardo para mí como selecta lectora y admiradora de este autor.
    Buena reseña, un saludo.

    ResponderEliminar