martes, 4 de octubre de 2011

BARBA AZUL


Barba Azul, el cuento maldito, el cuento difícil, el cuento incómodo. Perdió su popularidad cuando perdimos el deseo de mostrar a los niños las contradicciones humanas y la existencia del mal. Esta revisión de Mónica Calvo y Samuel Alonso recupera un relato tradicional y trata con delicadeza la curiosidad y la locura, el miedo y el descubrimiento de la oscuridad. 

Mónica Calvo. Devoradora incansable de libros, coleccionista imparable de cuentos infantiles, siempre le gustó la ilustración y ahora disfruta de su trabajo haciendo lo que siempre soñó. Tiene un estudio de diseño en el que no solo ilustran sino que diseñan piezas para publicidad, y una tienda online en la que vende ediciones limitadas y numeradas de algunas ilustraciones y figuras de arcilla.

Samuel Alonso Omeñaca (Soria, 1966). Licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación por la Universidad de Salamanca. Ha realizado un Máster de Edición y es especialista en Literatura Infantil y Juvenil. Ejerció de bibliotecario en la Fundación Germán Sánchez Ruipérez. Ha sido asesor literario y es codirector de colección en la editorial Anaya Actualmente dirige el sello 451 Editores, de Edelvives.


PRESENTACIÓN DE BARBA AZUL
El viernes 7 de octubre, a las 18.30 horas, en la Librería El dragón Lector (C/ Sagunto, 20. Madrid)
 

2 comentarios:

  1. Perdona por la intrusión, pero no perderos esta polémica, se ve que la RAE se ha entregado con armas y bagajes al Grupo Planeta...

    La RAE nos obliga a retirar servicios del portal “El Castellano.org”

    Cuando vi aquel mensaje amenazante en mi correo electrónico, pensé que el remitente sería de esas personas que emplean su tiempo en enviar mensajes-basura, un cracker o depredador, de los que se enorgullecen de sus acciones vandálicas en la red. Esta conjetura se vio fortalecida por el hecho de que el IP de donde provenía el mensaje está señalado en Wikipedia como origen de actos de vandalismo en la red.

    En el mensaje se me advertía, en nombre del Grupo Planeta y de la Real Academia Española, que debería retirar los avances de la vigésima tercera edición del diccionario académico, pues estaría violando, aquí en Montevideo, no sé qué leyes civiles y penales del Reino de España. No podía concebir (ahora puedo) que la Real Academia y un grupo empresarial de la envergadura de Planeta pudieran zanjar sus conflictos sobre uso de contenidos mediante mensajes anónimos en la internet. Ni que creyeran que yo podría «competir» con ellos.

    Seguir leyendo, hay un enlace con la llamada telefónica:

    http://elcastellano.org/ns/edicion/2011/septiembre/planeta.html

    ----------------

    "Las empresas privadas comercialicen material cultural para obtener ganancias no está mal", dice el periodista Ricardo Soca, "pero las instituciones académicas no deberían involucrarse en la busca de lucro"... Ésto sigue aquí:

    http://noticias.lainformacion.com/arte-cultura-y-espectaculos/lenguaje/la-rae-y-planeta-prohiben-enlazar-la-web-del-diccionario-al-periodista-ricardo-soca_EQeoQSGQrLPoeHgMbSnKQ3/

    -------------

    La explicación más plausible se dio, de hecho, meses atrás: la Real Academia Española prepara para este otoño un portal unificado del español de circuito cerrado, que está realizando con el patrocinio de Telefónica. Es decir, que con las acciones como las que ha sufrido Ricardo Soca están preparando el terreno para que todas las consultas a la obra académica se centralicen en exclusiva en ese portal... Sigue:

    http://addendaetcorrigenda.blogia.com/2011/092701-las-razones-de-la-rae-para-eliminar-competencia-desleal-entre-los-internautas.php

    ResponderEliminar
  2. Bochornoso, estos de la RAE al final terminarán como los de la SGAE, alguien tiene que terminar con esta deriva mercantilista de la Real Academia de la Lengua.

    ResponderEliminar