viernes, 28 de enero de 2011

EL LIBRERO ASESINO


Bibliografía Folklórica
LA LLEGENDA DEL LLIBRETER
ASSASSI, DE BARCELONA. Per
R. Miquel y Planas. Barcelona, 1928

Este libro del docto publicista señor Miquel y Planas pone de relieve la popularidad que ha alcanzado una leyenda inventada a primeros del siglo pasado, referente al amor desmedido que tenía un librero barcelonés a los buenos ejemplares de su tienda, hasta el punto de convertirle en asesino de aquellos clientes que con sumas abundantes tentaban su codicia y se llevaban un libro raro pagando una suma fabulosa.

Leyendo esta obrita de gran atractivo, por su asunto, por su impecable presentación, por sus bellas ilustraciones a varias tintas, y por el cuidado que se ha puesto en la estampación de los textos políglotas, para que se distingan perfectamente de la doctrina sentada por el autor, échase de ver cómo se forma la bola de nieve de una leyenda. De hoy más, nuestro cuerpo legendario cuenta con una pieza de extraordinario valor, incorporada a las compilaciones que se refieren a achaques bibliográficos.


Pero lo que más importa, el trabajo paciente, atinado, sólido de crítica e investigación del señor Miquel y Planas, ha legado a nuestras letras un modelo de trabajos literarios que bien podrán servir de guía a otros parecidos, siquiera para obtener tan favorables resultados sean menester la erudición y el ojo crítico del director y único redactor de «Bibliofilia».

No lleva esta leyenda subtítulo alguno que oriente al lector respecto al contenido del libro, pero luego de engolfarse en su lectura (y a ello invita la amenidad y el estilo que son característicos en su autor), se ve a las claras como la índole de la materia es su fuerte, y por lo tanto don Ramón Miquel se halla en sus delicias narrando, refutando, o haciendo apreciaciones respecto a la posible aparición y a las subsiguientes metamorfosis de esta narración del librero asesino.

Posible inspiración de la leyenda, aunque en el cuento de Hoffmann
el protagonista, Réne Cardillac, es un joyero que roba y asesina a sus clientes

La invención de esta leyenda data del año 1836 y de entonces acá pasma la diversidad de textos que se han producido en torno de esta elucubración, que ha tenido un Carlos Nodier, un Gustavo Flaubert, un José de Castro Serrano y otros escritores insignes que toman pie de la leyenda apócrifa para producir lecturas truculentas; pero el señor Miquel y Planas, cual no se puede decir otro tanto de ninguna de las obras que integran el legendario catalán, determina la leyenda, estudia las circunstancias de su aparición, pondera los conocimientos bibliográficos de su inventor, fijando las fuentes literarias, los antecedentes históricos, la personalidad de su autor, Nodier, probable y posiblemente; en una palabra: estudia todos los aspectos a que da lugar su aparición, ilustrándola con la lista de las copiosas reproducciones que ha sido objeto esta leyenda, prestando con ello, ni que decir tiene, un gran servicio a la cultura y a las letras.

Unos hermosos dibujos de Juan d'Ivori, y la espléndida presentación del libro, hacen de esta edición una golosina bibliográfica, con el buen gusto a que nos tiene acostumbrados su autor y editor, don Ramón Miquel y Planas.

La Vanguardia, viernes, 20 de julio de 1928

Post Scríptum 1:

El 23 de octubre de 1836 se publica en la Gazette des Tribunaux (Gaceta de los Tribunales) de París, un artículo anónimo de un pretendido corresponsal en Barcelona. En la nota se da cuenta de las correrías de Fray Vicens, un monje exclaustrado del Monasterio de Poblet, cuya bibliomanía asesina le llevó a matar a doce coleccionistas de libros para recuperar los códices que previamente les había vendido, como librero que era.

El 31 del mes citado, el artículo se publica en un periódico popular, de lo que hoy llamaríamos prensa amarilla. El libelo se llamaba Le Voleur (El Ladrón), porque se dedicaba a fusilar los textos de otras publicaciones y hacerlos suyos. Por lo menos tenían gracia a la hora de escoger el nombre de su cabeceara.

Un joven de 14 años y, como ejercicio de estudios, escribe una novela corta inspirándose en esta historia. El joven se llamaba Gustave Flaubert y la novela, que se publicó póstumamente, Bibliomanie. La leyenda del librero asesino de Barcelona se publicaría también en Alemania, Inglaterra... Hasta que en 1870 el escritor Jules Janin escribe su propia versión en Le Livre. Janin también cree estar relatando un hecho verídico.

Charles Nodier

Si el curioso personaje y escritor del fantástico y seguidor de Hoffmann, Charles Nodier (que estuvo en Barcelona en 1827 comprando libros raros, ya que comerciaba con ellos, además de ser el bibliotecario del Arsenal de París) fue el anónimo "corresponsal" que urdió este fantástico y hermoso artificio literario, no lo sabemos a ciencia cierta, aunque hay pistas que apuntan a ello. Por cierto, Nodier fue el primero en adaptar para el teatro El vampiro de Polidori y también escribió una novela sobre una monja sangrienta, como el Fray Vicens de la leyenda. Aunque en este caso era un espectro.


En fin, les transcribo un curioso epitafio con el que Charles Nodier termina su relato El Bibliómano:

AQUÍ YACE / BAJO SU ENCUADERNACIÓN EN MADERA. / UN EJEMPLAR IN-FOLIO / DE LA MEJOR EDICIÓN / DEL HOMBRE, / ESCRITO EN LA PROSA DE LA EDAD DE ORO / QUE YA NO COMPRENDE NADIE. / HOY ES, TAN SOLO, / UN LIBRO VIEJO, / MARCHITO, / DEFECTUOSO, / INCOMPLETO, / CON LA PORTADA DESHECHA, / PICADO DE POLILLA Y MUY MANCHADO DE MOHO. / NO ES DABLE ESPERAR PARA ÉL / LOS HONORES TARDÍOS / E INÚTILES / DE LA REIMPRESIÓN.

Y aquí la lápida de Nodier:



Post Scríptum 2 ( 1-3-2011):





Nota 1: Como es lógico, mi entrevista se editó. Hay un momento de la misma que doy mis razones para decir que esta historia es una leyenda y un artificio literario, y me reafirmo en ello. No es verdad que los "hechos estén contrastados", como dice uno de los entrevistados. No hay ningún registro histórico ni judicial sobre el caso, ni en la prensa española. En cambio sí, por ejemplo, se conserva la correspondencia de intelectuales de la época, muchos de ellos "afrancesados" ( me refiero a anticlericales y revolucionarios) y que no hubieran participado en la ocultación de un hecho así, y que ya tildan a esta historia de inventada en Francia, como es el caso del filólogo Milà i Fontanals, por ejemplo. La Inquisición, por cierto, fue abolida en 1834, en 1836 ya no existía. Eso sí, la historia es preciosa. La que sí es real, y yo tengo un relato sobre ese caso, es la historia del bibliómano ladrón que nos cuenta Mar Rey Bueno.

Nota 2: Bueno, como han visto, los vídeos colgados aquí han sido retirados de Youtube, pero eran un resumen al programa de Cuarto Milenio sobre el asunto.

9 comentarios:

  1. "La religión de los libros tiene su propia tradición y mitología, y que circula entre los iniciados como algo aceptado y conocido."

    Ramon Miquel i Planas

    ResponderEliminar
  2. Hermosa historia, Javier. Siempre es un placer pasarse por aquí y descubrirlas.

    ResponderEliminar
  3. Y el tal Nodier, al que no conocía... ¿tiene algún escrito sobre vampiros? Es que los colecciono.

    ResponderEliminar
  4. Curiosa colección, sí señor. En el libro "Infernalia" tiene usted toda suerte de relatos sobre aparecidos, demonios, vampiros... de Nodier y del acerbo popular, porque el galo era muy propenso a adapatar y resumir obras y leyendas que no eran enteramente suyas. En ed. Valdemar lo publicaron.

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado la historia y, sobre todo, la forma en que está escrita.

    ResponderEliminar
  6. El hecho de que la historia apareciera en la "Gazette des Tribunaux", una publicación oficial, fue lo que dio autenticidad a la historia. Pero la realidad es que dicha publicación también publicaba todo tipo de noticias de sucesos, algunos con tintes sensacionalistas. En España, y salvando las distancias, podíamos compararlo con "El Caso". Curiosamente, la colección de esta publicación era consultada por dramaturgos y novelistas para buscar inspiración en las historias macabras o melodramáticas que contenía.

    ResponderEliminar
  7. El próximo domingo 27 de febrero, en Cuatro TV, y sobre las 00.00 h en el programa Cuarto Milenio:

    Libros de sangre

    ¿Puede un religioso llegar a asesinar a 12 personas?

    Una oscura historia reflejada en la prensa francesa pero ocurrida en la Barcelona de mediados del siglo XIX. El enfermizo amor por los libros llevó a un hombre de Dios a seguir la senda del crimen. Para muchos una leyenda, para otros una historia que alguien quiso silenciar. Los escritores Jesús Callejo y Mar Rey Bueno hablarán de otros casos en los que el ansia de poseer libros llevó al robo o al asesinato.

    ResponderEliminar
  8. Últimamente, y leyendo un ensayo crítico sobre la novela popular, me encuentro otro dato que confirma que la "Gazette des Tribunaux" era fuente de inspiración para muchos escritores, el propio Stendhal buceo entre sus páginas para perfilar a su personaje Julien Sorel.

    ResponderEliminar
  9. Como han visto, los vídeos han sido retirados de Youtube, pero en ellos yo daba mi versión de la historia, mientras otros queridos contertulios del programa Cuarto Milenio (Cuatro TV) daban la historia por real y aducían a que el clero quiso ocultar el hecho...

    ResponderEliminar