domingo, 14 de noviembre de 2010

LA MUERTE DE LA ESPERANZA


Muerte de Carmen Bueno Uribes

El día 12 de noviembre, viernes, murió, en Madrid, a la edad de noventa y dos años, Carmen Bueno Uribes (1918-2010); en el momento de su fallecimiento, la acompañaban algunos familiares, entre ellos, su hija Carmen Delgado.

Nacida en la provincia de Cuenca, fue una de las primeras enfermeras diplomadas de España. Durante los primeros meses de la guerra civil española, trabajó en el Hotel Ritz, transformado durante el conflicto en hospital de sangre de la CNT. Al finalizar la guerra fue denunciada por un médico de la quinta columna y sufrió varias detenciones. Cursó posteriormente los estudios de matrona y ejerció su oficio durante más de cuarenta años. Separada de su primer marido, se casó en 1953 con el periodista y escritor libertario Eduardo de Guzmán, nacido en Villada (Palencia) en 1909, autor de una de las obras testimoniales más importantes sobre nuestra guerra y los primeros años de posguerra, en especial en lo referente a los campos de concentración franquistas, en algunos de los cuales sufrió detención.


Fallecido Eduardo de Guzmán en 1991, Carmen Bueno tuvo un papel relevante en la recuperación, durante los últimos años, de la obra del que fuera su marido. Ediciones VOSA primero y nuestra editorial, El Garaje SL, hemos publicado algunas de los principales aportaciones de este gran escritor como su trilogía cumbre: La muerte de la esperanza, El Año de la Victoria y Nosotros los asesinos, además de una serie de reportajes recopilado en el volumen titulado La tragedia de Casas Viejas, 1933. Quince crónicas de guerra, 1936. Gracias a la actividad de Carmen, tanto la Universidad Popular de Palencia como el Ayuntamiento de Villada organizaron sendos homenajes a la figura de Eduardo de Guzmán en 2007 y 2008, respectivamente. En ambos participó Carmen Bueno y aportó recuerdos y datos poco conocidos sobre quien fuera su marido, además de su propia experiencia en aquellos años de esperanza e ilusión aplastados a sangre y fuego.


Vayan estas líneas como urgente muestra de respeto y admiración por una mujer que ha sabido morir con el mismo temple y entereza con el que supo vivir y trabajar. Nuestro respeto también parta todos sus familiares y amigos.

FUENTE: Ediciones El Garaje



CARTA DE CARMEN BUENO PUBLICADA EN EL PAÍS:

SOBRE EL PERIÓDICO REPUBLICANO 'LA TIERRA'
CARMEN BUENO URIBES (VIUDA DE EDUARDO DE GUZMÁN, REDACTOR JEFE DE LA TIERRA.) - Madrid - 25/02/2007

En el artículo Guerra de palabras firmado por Antonio Elorza, edición de su periódico del 21 de febrero, se afirma respecto al diario republicano La Tierra que los "anarcosindicalistas y comunistas" que colaboraban en él estaban "debidamente subvencionados por la derecha monárquica".

Al respecto desearía aclarar:

1. En La Tierra trabajaban y colaboraban republicanos federales e intelectuales radicales como E. Barriobero, A. Samblancat, Mauro Bajatierra, Ricardo Baroja, Hildegart, Pi i Arsuaga, J. A. Balbontín hasta su alianza con el PCE, ... así como dirigentes de CNT: Federica Montseny, Melchor Rodríguez, J. García Pradas... No colaboró ningún comunista.


2. La Tierra, con su director y propietario Santiago Cánovas Cervantes, Sánchez Roca, subdirector y quien fuera mi marido, Eduardo de Guzmán, como redactor-jefe trabajaron por traer la II República y adoptaron una actitud crítica hacia sus primeros gobiernos, lo que les produjo no pocos problemas hasta que los radical-cedistas del derechista "bienio negro" cerraron el periódico a finales de 1935.

3. Las acusaciones contra La Tierra surgieron de manera particularmente calumniosa en 1937 y en el periódico Pravda, de Moscú, edición del 22 de marzo, con un ataque al órgano de la CNT catalana Solidaridad Obrera diciendo que "el verdadero redactor del periódico es Cánovas Cervantes, ex-redactor del periódico fascista La Tierra". La afirmación hacía daño a los oídos. La calumnia fue más o menos mantenida por el PCE-PSUC y los que siguieron o incluso siguen hoy, al parecer, su estela intelectual.

4. Los franquistas apreciaban La Tierra de muy diferente manera. El periodista franquista e historiador de la prensa, Pedro Gómez Aparicio en La Gaceta de la Prensa del 15 de agosto de 1963 se refiere al periódico en cuestión así: "... La Tierra, propiedad ya en exclusiva de Cánovas Cervantes" fue "uno de los diarios más infames y que más contribuyeron al advenimiento de la II República". No parece, pues, que sus colaboradores estuvieran pagados con el dinero monárquico.


5. Terminada la guerra, estos "subvencionados por la derecha monárquica" acabaron así: Bajatierra, asesinado por las tropas franquistas a su entrada en Madrid; Barriobero, fusilado por los mismos a su entrada en Barcelona; mi marido Eduardo de Guzmán condenado a muerte; Cánovas Cervantes exiliado en Venezuela donde murió en la más profunda pobreza; Melchor Rodríguez con muchos años de cárcel; y el resto en diversos paredones y exilios de todos conocidos. Además de Ángel de Guzmán, hermano de Eduardo, prisionero del fascismo en el frente de Madrid y "desaparecido".

6. Creo que la afirmación de A. Elorza, a quien no conozco, entra en el terreno de la calumnia contra los que como mi marido trabajaron en La Tierra y cuyos familiares sobreviven hoy.

1 comentario:

  1. Gracias, amigo, por este bonito recuerdo. Seguimos, como aquellas valientes mujeres, ganándonos una vida.

    ResponderEliminar