jueves, 23 de septiembre de 2010

CARTA DEL LIBRERO NEGROCRIMINAL


Murió Labordeta, uno de los nuestros, y nos sabemos si llegó a terminar la novela policiaca que estaba escribiendo.

Cuando hemos hablado con Zaragoza, también nos hemos enterado de otra pérdida importante para la ciudad. En Agosto, discreto como siempre, murió José Alcrudo, un librero. El creador de Pórtico Librerías una de esas librerías de referencia, de aquellas que ofrecían discretamente libros de Brenan, Payne, Wilhelm Reich o Antonio Machado. Autores que estaban prohibidos, y no es una alucinación.


En tiempos de recuperación de la memoria ¿habrá un Homenaje a La Trastienda, a aquellos lugares que eran un espacio de libertad rodeados por la sordidez del franquismo? Nos tememos que no: no eran ni glamorosos, ni modernos, eran simplemente necesarios.

“Fuentes crea una galería de personajes que se instalan en la memoria. Es la novela del Madrid con historia”. Luis Sepúlveda sobre Historias que nos pertenecen, de Rafael Fuentes.

Nos gusta mucho que lo negrocriminal vaya contaminando espacios. La impecable colección de literatura juvenil de Siruela, Las Tres Edades, ya tiene su Serie Negra, que inaugura Jordi Sierra i Fabra con El caso del falso accidente. La primera novela de Berta Mir, una joven detective.


Sorprendente el éxito de un desconocido John Verdon, con Se lo que estás pensando, que ha editado Roca, y traducido Javier Guerrero, el traductor habitual de Michael Connelly. Ya van por once ediciones, y la recomendación de los lectores sigue funcionando. “Es inteligente, sólido, compulsivo y lleno de giros brillantes” John Katzenbach, el de El psicoanalista.

En la librería tenemos pocas novelas ambientadas en Lisboa. Conocemos mejor la Lisboa neutral de la II Guerra Mundial, que la Lisboa actual. La Lisboa actual se convierte en protagonista en la última novela traducida de Jon Arretxe: La calle de los Ángeles. Edita Ereín y traducen Iñaki Segurola y Cristina Fernández.


En cada Semana Negra se otorga, entre otros premios, el Hammett. Ninguno de ellos debería dejar de leerse. Si cotizara en Bolsa sería un valor seguro y siempre en alza. Y el de este año más aún. Lo ganó Guillermo Orsi, con Ciudad Santa, editado por Almuzara. En Buenos Aires no hay vida para todos.


Un político es ejecutado a la luz del día en un barrio marginal a las afueras de Buenos Aires. Una reina de la belleza busca la ayuda de una abogada que ha enviudado a balazos en dos ocasiones. Un crucero de turistas encalla en el fangoso Río de la Plata: el manjar está servido para una banda de secuestradores. Entre los turistas, un barón colombiano de la droga y su amante son el plato fuerte. Un coleccionista de cabezas humanas desvela entretanto a dos policías, enfrentados en un duelo que poco tendrá que ver con la ley y mucho con sus lealtades y decepciones. Buenos Aires, como un cayuco colmado de fugitivos de sucesivos desastres, navega sin rumbo por un mar sin playas ni horizontes.


La novela de un país, de una ciudad, que cuando todo parece haber sido dicho, cuando crees que lo que te van a decir ya lo conoces, habla a través de sus muertos.

No es una novedad, es del 2009, y me temo que quedan pocos ejemplares. No se la pierdan, se lo deben a ustedes mismos.

Saludos negrocriminales y buena lectura.
http://www.negraycriminal.com/

7 comentarios:

  1. Gracias a este blog descubrí la existencia de esta librería. Cuando visté Barcelona fue una de mis paradas. Junto con las tapas del Jai-ka que está muy cerquita de "Negra y Criminal", lo mejor de la Barceloneta.

    ResponderEliminar
  2. ¡GRACIAS! Montse y Paco son libreros de los que ya no quedan. Y las cañas y tapas de la Barceloneta, que decir.

    ResponderEliminar
  3. No sabía que Labordeta estuviera escribiendo una novela negra. En todo caso, parece muchas veces que la buena literatura, y la más innovadora, se está refugiando en el género

    ResponderEliminar
  4. Eso creo, Miguel, como el buen cine se está refugiando en la series de televisión, mucho más innovadoras, atrevidas y artísticas que muchos largometrajes. Ahí tienes a "Los Soprano", por ejemplo.

    ResponderEliminar
  5. Desde Zaragoza, un recuerdo emocionado para el librero José Alcrudo. Gracias por recordarlo.

    ResponderEliminar
  6. Me uno al homenaje a José Alcrudo. Yo creo que muchos escritores se están apuntando al boom de la novela negra por puro oportunismo. Como cuando se pusieron de moda las novelas de templarios o catedrales. Yo soy testigo como un afamado escritor de novelas juveniles le preguntó a un amigo aficionado al género: “Exactamente, ¿qué es una novela negra? Después de una sucinta explicación, el citado escritor ha sacado varias novelas negras al mercado que se venden como churros, literalmente hablando. Eso no quita para que entre todas las novedades, se cuele alguna buena novela, sin más apelativos. Aunque más que novela negra, un género que se inscribe a una época y país concreto (EE.UU.), lo que se está haciendo son thrillers. La diferencia es que la novela negra ponía en cuestión el Estado y las bases en la que se sustenta, a saber, ejército, policía, judicatura, partidos políticos, sindicatos… Y la novela actual, generalizando mucho, claro, glorifica al Estado y a los “buenos funcionarios” que le sirven. Saludos, muy interesante y variado el blog del Señor Coria.

    ResponderEliminar
  7. ¡Gracias! Mañicos. Estoy totalmente de acuerdo con el escrito de arriba, eso sí, entre tanta cantidad de novedades del género, hay algunos escritores más que notables, que les dan cien mil vueltas a los llamados escritores "literarios", sobre todo cuando entre los mismos se nos pretenden colar a los asiduos de los suplementos literarios y que forman parte de las cuadras, con perdón, de los grupos mediáticos y editoriales que todos tenemos en la cabeza.

    ResponderEliminar