martes, 6 de abril de 2010

CEMENTERIO DE ANIMALES


Sin duda, el cementerio de mascotas de Torrelles de Llobregat (Barcelona), es el camposanto (¿se le puede llamar así? ¿Estará consagrado?) con más epitafios y muestras de cariño de los que he visitado.

Se fundó en 1972 por la empresa “New Zoo Flor” y fue el primero de España dedicado a recoger los restos de mascotas y animales de compañía. Según me contó Josep Gimeno, el enterrador, fueron los turistas extranjeros que visitaban la zona en los años setenta los primeros en demandar este servicio que ya existía en sus respectivos países de origen.

Los epitafios son muy abundantes y las tumbas suelen estar muy cuidadas. De hecho, cada primer domingo de mes, llegan autocares desde Barcelona (a unos 15 kilómetros del lugar) con los dueños de las mascotas que vienen a limpiar los nichos y tumbas, y a rendir recuerdo a sus seres queridos. El personaje más ilustre del cementerio, por lo menos hasta el momento que lo visité yo y ya hace muchos años, es el pastor alemán Dan, un heroico perro de la Cruz Roja, propiedad de Ignacio Bernardino, que participó en varios rescates. Concretamente se dice que salvó a 65 personas y, algunas de ellas, suelen visitar la tumba de este perro en días señalados. A su entierro, en 1980, acudieron varios autobuses con miembros de la Cruz Roja y la Policía.


Perros, gatos, pájaros, hámsters, tortugas y hasta monos, están enterrados aquí. Las nuevas modas, si me permiten decirlo así, en el mundo de las mascotas hace, según me cuentan, que hoy también sean muy abundantes los entierros de serpientes, iguanas, camaleones… Seguro que a algunos les puede resultar chocante, pero cada vez son más normales este tipo de cementerios en nuestro país.



© JAVIER CORIA

2 comentarios:

  1. No tiene desperdicio la entrada. La verdad es que nadie sabe lo que es el cariño a un animal, hasta que no se tienen uno en casa, pero de eso a esto ...No obstante el lugar debe resultar apasionante, humanizando hasta ese extremo a los animales.
    me ha encantado.

    ResponderEliminar
  2. Lo conozco, he ido alguna vez. Desde luego los compañeros de cuatro patas (me niego a llamarles animales) pueden dar amor y compañía mas que los humanos.
    Bona nit:-)

    ResponderEliminar