domingo, 21 de febrero de 2010

PLAÑIDERAS EN ESPAÑA


Plañir deriva del latín plangere que significa herirse, golpearse en el pecho o gemir y llorar en señal de duelo. Son varios los textos clásicos que hacen referencia a esta actividad, en la Ilíada de Homero por ejemplo. También en el que es considerado el relato de ficción más antiguo de la historia, la Epopeya de Gilgamesh, escrita en tablillas de arcilla con escritura cuneiforme a finales del año 2000 a.C., aparecen plañideras.

En la versión Babilónica Antigua se dice: “Para Tammuz, el amante de tu juventud, has ordenado llantos año tras año.” Y en otra tablilla podemos leer: “¡Escuchadme, ancianos, escuchadme: soy yo quién llora por Enkidú, mi amigo! Me lamento amargamente, como una plañidera.”

EL LLANTO COMO PROFESIÓN

Las plañideras, lloronas o plorantes, tenían mucha tradición en nuestros ritos funerarios y buena muestra de ello es que su nombre forma parte del lenguaje popular. Incluso hay refranes y expresiones que se hacen eco de ellas: “Te vas a quedar como la judía de Zaragoza, que cegó llorando duelos ajenos”, que nos habla de una afamada plañidera. En la Ría de Vigo es común la expresión: “Ir a chorar a Cangas” cuando se llora sin motivo, aunque se relaciona esta expresión con las plañideras de este lugar, más bien parece que alude al lamentable estado en que quedó la ciudad después de un saqueo turco. En nuestra literatura clásica hay muchos ejemplos donde son citadas estas mujeres que son conocidas con nombres diferentes, choronas en Galicia, ploraneres, ploramorts o ploracossos (estos últimos curiosamente eran hombres) en Cataluña, erostariak en Vizcaya (famosas eran las de Bermeo), aldiagileak en Guipúzcoa o nigareguileak en la Baja Navarra por poner sólo unos ejemplos.

Pero las plañideras no sólo lloraban, las llamadas endecheras entonaban cantos fúnebres (endechas) o elegías que, curiosamente, están en el origen de algunos palos del flamenco como la petenera. También estaban las que loaban y hacían panegíricos de los difuntos a los que, en ocasiones, simulaban conocer en una teatralización de la vieja costumbre de hablar bien del finado porque, según creencia ancestral, podían volver para importunar a los vivos. De ahí el dicho popular de: “Dios te libre del día de las alabanzas”.

Autoridades civiles y eclesiásticas en diferentes épocas, intentaron terminar con este ritual que consideraban irreverente. Ya en el siglo XIV se hicieron leyes para erradicar el uso de las plañideras y prohibir los banquetes fúnebres. El Fuero de Vizcaya también intentó poner coto a esta práctica que poco a poco fue cayendo en desuso. En las iglesias se conservan autos donde los Obispos daban poderes a los curas de las parroquias para que prohibiesen la acción de las plañideras dentro de los templos ya que entorpecían con sus llantos los oficios y, en ocasiones, llegaban a tirarse encima de los féretros con gran alboroto. En uno de estos autos fechado en 1732 se dice: “Que las personas que asisten con clamores a los entierros, el cura las multe a su arbitrio implorando el auxilio de la justicia secular”.

En Cataluña tenemos algún rito curioso. En las ceremonias fúnebres de las clases acomodadas era costumbre alquilar ploraneres que, pagadas con un real, a veces tenían que recorrer grandes distancias para ejercer su oficio. Los cortejos funerarios se componían de varias mujeres con cuévanos portando obleas y niños con antorchas o faroles. Era costumbre terminar con el llamado banquete de exequias. El folclorista Joan Amades nos refiere la existencia de un personaje curioso que antiguamente tenía un importante papel en los entierros en la comarca del Vallès (Barcelona). Se trataba del ofertaire (ofertante) que se escogía entre el vecino más próximo al difunto sin importar que incluso estuvieran enemistados. El personaje, ataviado con capa y sombrero de copa, abría el cortejo portando un cesto con pan y vino cuya cantidad dependía de la importancia del entierro. El ofertante se sentaba apartado de los demás en la iglesia y hacía su ofrenda al cura, ofrenda que acompañaba de unas limosnas que corrían a cargo de la familia del difunto. Luego era el encargado de despedir a los presentes en nombre de los deudos.

Nota: Hace años escribí un trabajo, aún inédito, sobre la historia de las plañideras. Desde los faraones, pasando por Grecia y la Roma clásica. Este texto es una parte de aquel trabajo. Como también incluía, de forma telegráfica, algunos ritos funerarios curiosos de nuestro país, pues si tienen paciencia, los iré colgando aquí. Se aceptan aportaciones.

JAVIER CORIA

FOTO: © Javier Coria. Cementerio de Montjüic (Barcelona).

22 comentarios:

  1. No sé si las plañideras, pero muchos lloramos en el adiós de un maestro del teatro y del doblaje. Dicen que cuando se fue a Cuba a buscarse la vida, media Barcelona fue al puerto a despedirlo. Un cubano que iba en el barco le preguntó: "Es usted un torero", a lo que Ricard Palmerola contestó: "No, soy actor". el cubano le dijo: "culto pueblo el suyo, que despide así a los actores".

    La voz de Taxi Key o el Maestro Yeda se apagó.

    http://www.enmemoria.com/obituarios/ricard-palmerola.html

    ResponderEliminar
  2. No había escuchado nada del "ofertaire" Espero que algún día podamos leer ese trabajo, de momento te sigo por aquí:-)
    Si, este fin de semana ha fallecido Ricard Palmerola ¡cuantos actores dobló! También una locutora con muchos seguidores: Odette Pinto.

    ResponderEliminar
  3. Estoy buscando información sobre las plañideras para un montaje teatral. Debo felicitarte porque sólo en el extrato que aquí pude leer, ya descubrí apuntes distintos a los que encontré en otro montón de páginas. Así que gracias !! y espero tener la oportunidad de leer tu trabajo al completo..
    Cris

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Cris.

    Sí se publica ya pondré un aviso en el blog.

    ResponderEliminar
  5. Hola Javier, felicidades por tu blog, me parece muy interesante.
    Estoy preparando un post sobre las plañideras en el arte, y quería edirte permiso para reproducir esta entrada, por supuesto nombrándote como autor y enlazando con tu blog.
    Gracias de antemano por tu amabilidad.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Julia

    Claro, sin problema. Luego deja aquí el enlace para que podamos conocer tu trabajo. El artículo original es más largo, pero aquí voy escribiendo pinceladas para no aburrir al personal. Ya sabes, hoy todo se quiere corto e inmediato, como los anuncios de la tele.

    "Las plañideras o Cantoras de la diosa Hator, tenían mucha importancia en los ritos funerarios de los prohombres del antiguo Egipto. El mejor documento gráfico que se conserva de la labor de estas mujeres, lo encontramos en las paredes de las tumbas del Reino Nuevo así como en las del escriba real Jaemhet o los escribas de Amón, llamados Hori y Neferhotep. Aunque sin duda el más famoso de estos murales sea el del grupo de plañideras que decoran la tumba del visir de Amenhotep III, llamado Ramose (XVIII Dinastía), plañideras acompañadas por los portadores de ofrendas y del ajuar funerario. Esta pintura tiene muchos aspectos que la hacen singular en el arte egipcio, la composición, el uso del color, la perspectiva, el movimiento, que los personajes miren hacia arriba donde otra imagen nos enseña el transporte del catafalco poniendo en comunicación las dos pinturas… pero para el objeto de este trabajo lo importante es que sintetiza la parafernalia del oficio de las plañideras..."

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Gracias Javier, en cuanto lo publique te lo digo y hago el enlace.
    Saludos y gracias

    ResponderEliminar
  8. Gracias a ti por pasarte por aquí.

    ResponderEliminar
  9. Javier,
    Leeré tu artículo con atención pero me gustaría poder contactar contigo porque te veo en el tema y estoy en el proceso de investigación al respecto.
    Tienes alguna dirección de correo electrónico ???

    Atte
    Rosana Martínez

    ResponderEliminar
  10. HOLA, Rosana
    Como verás, me he tomado la libertad de editar tu comentario. He borrado tu dirección de e-mail porque no es conveniente poner direcciones aquí, más que nada para no recibir correo no deseado. Por lo demás decirte que tienes mi dirección de correo si pinchas en mi perfil, junto a la foto, del lado izquierdo de la página principal del blog, donde pone "Datos personales". La amiga Julia, que tiene un comentario arriba, publicó un estupendo trabajo en su blog que puedes leer pinchando en su nombre. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Gracias Javier. La emoción de encontrar información me pierde.
    No caí en lo de la dirección.
    Gracias por la amabilidad. He explicado porqué estoy buscando información detallada de las plañideras.
    Mil gracias !
    Rox

    ResponderEliminar
  12. Rosana, ya te contesté por correo, ojalá que te sirva mi información. Espero tener noticias de tu bonito proyecto. Y no te olvides de mi cuando te den el Goya.

    ResponderEliminar
  13. Enhorabuena por su blog! Me ha gustado mucho su entrada, andaba buscando elementos, costumbres...etc., relacionados con la muerte y ...aquí estoy!

    En concreto trato de encontrar ejemplos de morir en la literatura europea, trato de buscar en mi biblioteca 'mental' pero en concreto necesito varias formas de entender la muerte, que lo mismo por aquí me pueden echar una manita.

    Desconozco el protocolo a seguir... no sé si darles mi e-mail o ir viendo a ver si alguien me contesta. Estaré pendiente de todos modos.

    Muchas gracias y... ¿alguien se anima?

    ResponderEliminar
  14. Hola, Selenita
    No sé si te puedo ayudar, como ves, aquí voy "colgando" algunas cosillas dentro del campo que te interesa. De todos modos en mi perfil tienes mi correo por si quieres comunicarte conmigo. En el apartado seguidores también tienes otros blog que siguen estas cosas como:

    http://thedarkhousemar.blogspot.com/

    http://imatgesdesilenci.blogspot.com/

    http://angelesdescarnados.blogspot.com/

    http://pervive.com/

    Quizá te pueda ayudar este libro:Philippe Ariès, "La muerte en Occidente". Barcelona. Ed. Argos Vergara, 1982

    ResponderEliminar
  15. Buenas noches Javier!

    Gracias por la respuesta. Desde luego de gran utilidad, iré investigando poco a poco.

    Ariès precisamente es mi quebradero de cabeza, estoy con su obra El Hombre ante la muerte, en la que expone 5 formas de llevar el morir en diferentes puntos de la historia.

    Mi objetivo es tratar de encontrar en la literatura europea ejemplos de cada una de esas muertes. Las tres primeras son las que me traen de cabeza... son la muerte domada, la muerte propia y la muerte lejana y próxima.

    Como ve, es algo muy concreto. Mañana iré a bucear a la biblioteca más próxima, pero pedir algo de ayuda tampoco va mal! No sé si se habrá notado, pero sí, soy una universitaria en apuros.

    En fin, gracias de nuevo. Es un placer encontrar rincones como este en la red.

    ResponderEliminar
  16. Es un placer tenerte por aquí. Si por un casual estás en Barcelona o pasas por ella, tienes una biblioteca entera dedicada a los ritos funerarios en en la historia y las diversas culturas. Servicios Funerarios de Barcelona abrió hace unos años la segunda mayor biblioteca europea dedicada a esta temática. Es pública, está en la calle Sancho de Ávila, núm. 2. Su horario es 9:00 a 11:00 horas, de lunes a jueves. Aquí tienes el buscador de títulos online, lo copias y lo pegas en el navegador:

    http://www.sfbsa.es/compromis_social/cultura/biblioteca.asp

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  18. Buenas Javier, no sé porque pero no me salía tu dirección de correo en el perfil. Me llamo Diego y soy un estudiante de bellas artes que está haciendo su último año en la universidad de Barcelona, y me gustaría solicitarte ayuda, pues necesito fragmentos que hagan referencia a las plañideras para un proyecto que quiero desarrollar sobre ellas. Me interesan a lo largo de toda la historia, pero principalmente en el Medievo y posteriormente.

    Muchas gracias por tu atención.

    ResponderEliminar
  19. Hola Diego, como verá me he permitido editar su mensaje, ya que en el primero que he suprimido ponía una dirección de mail y no es conveniente hacer eso en un lugar público, más que nada para evitar correo no deseado. Por lo demás tengo un trabajo sobre las plañideras, en dos entregas, en este mismo blog, aparte el presente. Sólo tiene que poner en el buscador del blog la palabra "Plañideras" o copiar en su navegador estas dos direcciones:

    http://javiercoria.blogspot.com/2010/08/las-planideras-i.html

    http://javiercoria.blogspot.com/2010/09/las-planideras-y-ii.html

    Puede utilizar cualquier parte de este trabajo siempre que respete la autoría y cite la fuente. Por lo demás, estoy a su disposición. Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Javier.
    He acabado la historia. Se ha convertido en una obra de Teatro.
    Sigo en mi empeño. Sigo. No decaigo. Quizás pensabas que me había olvidado, pues no. Aquí estoy.
    Quiero darte las gracias por todo !!!!! y espero en un futuro que puedas asistir algún día a una representación.
    Tras dos años de proceso, creo que ha valido la pena vivirlo y creo que vale la pena que se pueda vivir, ese es mi cometido, que el público sienta que está dentro de la historia.
    Un fuerte abrazo y reitero, sin tu ayuda, no me hubiera embarcado en el proyecto.
    Cuídate !!!
    Atte
    Rox

    ResponderEliminar
  21. Gracias a ti. Espero poder ver algún día la obra y suerte en tus proyectos.

    ResponderEliminar
  22. En ello estoy y serás uno de los primeros en saberlo.
    Merci por todo Javier.
    Rox

    ResponderEliminar